Scaloni y Aimar. Pablo y César. Dos tipos capaces de emocionarse en pleno partido y pensar un cambio en el mismo momento. De desbordarse pero también pedir calma y pies sober la tierra. Escribe Lucho Bauzá.

“¡Cuti! ¡Es Cuti!”, le grita Scaloni a Pablo. Pero Pablo no lo escucha; el partido se lo llevó puesto. Entonces Scaloni, borracho de lucidez, mareado por los ríos de adrenalina que corren por su sangre, recurre a la línea de 5 que habría decidido meses atrás, lejos todavía del fragor de los cañonazos, del humo de la sangre de los gritos. A mil, en un Lusail que es una caldera, toma en un segundo la decisión que pensó durante meses, a uno, en la tranquilidad de Ezeiza, Pujato o Mallorca. Y la decisión, ya lo vimos, salió bien. Tan bien, que su equipo no solo conservó la ventaja sino que la aumentó. Y ahí, con el 2 a 0, el que apareció en escena durante un minuto fue Lionel, llorando junto a Aimar.

Lionel y Pablo: dos muchachos de cuarenta y pocos, nacidos en este suelo, con padres, madres, esposas, hijos y amigos, que durante cien horas que fueron de cemento sintieron sobre la espalda el peso de décadas de frustración y sueños rotos, sobre el cuello el frío del acero de los chacales con micrófono y sobre la nuca el espeso y caliente aliento de un país enfermo de fútbol. No es metáfora, ya lo comprobamos en estos días: estamos enfermos de este deporte.

Scaloni y Aimar: dos hombres de Selección, pollos de Pékerman, que saben desde muy chicos que esto es un juego.

Si el movimiento de piezas de hoy salía mal, y se perdía el juego, a Scaloni y Aimar los iban a matar. Pero, pequeño detalle, Scaloni y Aimar no existen, o solo existen cuando se ponen la indumentaria de la AFA y cumplen con su trabajo. Por eso, entre tantas otras razones, lloraron Lionel y Pablo. Porque son humanos. Y es necesario, más que necesario, agregar: dos hermosos, queridos, imperfectos y cercanos humanos. Aunque ganen o pierdan.         

Lucas Bauzá
Twitter: @rayuelascometas

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite acá

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s