El Banfield de Sanguinetti que hoy juega contra Talleres en Córdoba está a un triunfo de clasificar a la final de la Copa Maradona. Todos los flashes van con Payero y Cuero pero el jugador vital que marca las intenciones del equipo es Giuliano Galoppo. A continuación un análisis futbolístico sobre el hijo del el ex defensor central de Racing de Córdoba Marcelino Galoppo. Escribe Lucas Jiménez.

“Giuliano es el primer nieto de Freyre, el pueblo de su padre y mío, en transitar el fútbol profesional. Nosotros fuimos hijos del pueblo, Marcelino y yo, representándolo con amor y pertenencia. Tiene una vida nómade en el lomo, el pibe, pero los genes piamonteses, los de los Galoppo de Freyre, nos enorgullecen a los de aquella tierra.”

César Andrés Carignano, ex futbolista, actual periodista

Giuliano Galoppo arrancó jugando de volante central con Crespo. Buena lectura para ocupar los espacios y hacer los relevos. Más cercano a Lucas Biglia que a la capacidad de quite de Javier Mascherano. Se rompió los ligamentos cuando empezaba a consolidarse en la Primera de Banfield en abril del año pasado. Les costó agarrar ritmo de nuevo. Falcioni no lo ponía de 5 sino que lo hacía ingresar de mediapunta para tener la pelota en partidos que había que conservar el resultado.

Sanguinetti desde el primer amistoso contra Argentinos Juniors le dio la confianza para ser titular. Encontró con un pase rápido a Bordagaray para el 2 a 0. En el detectar y ejecutar está la diferencia de velocidad mental de los futbolistas. En eso el 1 en Banfield es el Corcho Rodríguez, central de nacimiento que combinaba la buena salida con distracciones que costaban goles. Encontró en el círculo central una zona para tocar más la pelota y asumir riesgos positivos para que tome color la tenencia sin el peligro de tener detrás a su arquero. Jugando de 5 ya lo quiso Heinze para Vélez, Gallardo para River y lo empezó a seguir Lionel Scaloni, comandante en jefe de la renovación de la alegría en la selección argentina.

La mayor diferencia entre el Banfield de Sanguinetti y el de Falcioni está en el medio. El último equipo de Julio jugaba con Lenis y Bertolo/Urzi por las bandas, doble 5 de marca Corcho-Leyes y Datolo de mediapunta. El de Sanguinetti le dio el eje a Corcho solo con Payero a su derecha y Galoppo a su izquierda. A medida que avanzó la pretemporada se recuperaron Datolo y Jonás Gutiérrez que tuvieron que esperar su oportunidad porque Galoppo era el jugador vital del equipo de Sanguinetti en construcción.

Si el mejor jugador de Banfield es Payero y el más desequilibrante Cuero, Galoppo es el tipo que marca donde quiere jugar el partido el equipo en cada momento. Si la situación demanda repliegue constante es doble 5 al lado de Corcho. Si hay que ir a buscar revertir el partido como contra Colón es casi un cuarto delantero. La foto de los avances lo encuentra siempre en el área ya sea como conductor o llegador. Además en esos momentos es el abanderado de adelantar la presión para recuperarla rápido y atacar de nuevo.

Por si lo que aporta en el juego fuera poco es el factor sorpresa en las pelotas paradas. Por su estatura de 1,79  los rivales no ponen a sus mejores cabeceadores a marcarlo pero sí a medida que fue pasando el torneo ya tuvieron tiempo para tomar nota que cabecea bien. Pero Giuliano sigue convirtiendo porque se mueve en el área sabiendo que si va al salto con un tipo más alto pierde pero gana si va justo donde cae la pelota. Siempre que Galoppo convierte Banfield ganó y Galoppo convierte porque el equipo tiene grandes ejecutantes como Payero y Datolo que le ponen la pelota en la cabeza, a él a un compañero para que la baje como Lollo.

Como el Cuchu Cambiasso es un volante central de buen primer pase y que pisa el área, por eso lo ubican de volante interno por cualquiera de los dos costados. Como Cambiasso se mueve constantemente en las pelotas paradas. Si no hay espacios los busca, si no hay huecos espera que ruede la pelota para elegir su ubicación. Los partidos que Banfield sufrió Galoppo casi ni tocó la pelota. El equipo lo necesita para atacar mejor. Cada vez que Banfield jugó como un equipo con pretensiones altas como contra Colón y River, él tuvo un rol protagónico.

Fuimos la velocidad de Cuero, fuimos el desequilibrio y la pegada de Payero. Pero si estamos punteros a una victoria de clasificar a la final de la Copa Maradona es porque somos el equipo de Sanguinetti que se espeja en cómo y donde juega el Cuchu Galoppo.

Lucas Jiménez

Si querés colaborar con nosotros podés hacerlo con estas tres opciones:

También te podés suscribir a Pase al Pie, nuestro newsletter semanal completando este formulario:

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s