La pretemporada continúa

Después de tres meses arrancó este hibrido llamado Superliga. Esta mescolanza donde los equipos intentan, cuando se puede, entrar juntos y caminando, mientras en algunas canchas suena “el himno de la superliga” de fondo y el árbitro encabezando la fila toma la pelota de un atril de cartón. Algo huele a humo. Mientras tanto los visitantes, salvo algunas excepciones, lo miran por tv (siempre y cuando hayan pagado el pack, que encima para colmo aumentó) y algunas canchas le hacen honor a los potreros poceados del barrio. Por las dudas tirémonos al piso, cosa de no ahogarnos. Vamos a ver un poquito que pasó en estas primeras setenta y dos horas de fútbol local, aunque más que arranque de campeonato pareció una continuidad de la pretemporada.

La primer fecha del campeonato local (me niego a llamarlo Superliga) dejó muy poco fútbol. Fue tan difícil encontrar llegadas de gol como tres pases seguidos. Así que si no hay fútbol, que haya Fabbri: o sea, números. Lo primero que queda a la vista mirando los resultados, aunque todavía faltan dos partidos, es que los visitantes la tuvieron difícil: ningún visitante fue ganando un partido y solamente dos de ellos lograron convertir goles: Defensa y Justicia y San Lorenzo. Aunque no es que a los locales les haya ido muy bien, de los que ganaron solamente Vélez pudo hacer más de un gol. Y también fue el único en poder aguantar el dos a cero, Tigre y Lanús, luego de ir ganando antes de los primeros veinte por dos goles de ventaja, terminaron empatando. Así como el campeonato pasado denunciábamos desde Lástima a nadie, maestro, un exceso de goles en la primera fecha, este año los goles brillaron por ausencia, como las inversiones.

El primer match del campeonato revivió un viejo duelo de partido debut: Vélez – Newell’s. Como en esta redacción somos bastante memoriosos (o tenemos memoria al pedo), empezamos a mirar el archivo y encontramos que hace doce años los dos equipos se cruzaron en la primer fecha, en Liniers y también fue victoria para Vélez por dos a cero. Uno de los goles de aquella tarde lo hizo el gran protagonista de la noche del viernes pasado en Liniers: nada menos que Mauro Zárate. Al ahora delantero de Boca lo recordaron toda la noche al grito de: “El que no salta es un traidor”. En el fortín las penas se ahogaron en goles del peruano Abram y El Monito Vargas. Aunque estos dos equipos comparten algo más: Bielsa. Vélez y Newell’s son los únicos dos clubes con los que el Loco salió campeón.

Dos a dos. El local arranca ganando dos a cero antes de los quince minutos. Esta descripción vale tanto para Tigre como para Lanús. Tigre con dos golazos: el primero de Menossi que controla con derecha y la clava en el ángulo con la zurda; el segundo de Fede González luego de una mala salida de Navarro y uno de los pocos toqueteos del campeonato. Lanús con un penal del uruguayo Ribas y un zapatazo de Belmonte. Tigre estaba para golear y San Lorenzo para el cachetazo. BlandiPero con goles de Blandi, luego de recurrir a una suerte de VAR criollo, y Reniero tras un macanón de Canuto, el cuervo lo empató al mejor estilo Biaggio, casi sin darse cuenta. Mientras tanto en el sur de la provincia de Buenos Aires Lanús se durmió los últimos diez minutos y con dos goles de Uvita Fernández, una de las figuras de la fecha, Defensa y Justicia empató el partido.

Los cero a cero fueron tres en el marcador, pero cuatro en el juego. Gimnasia le ganó a Argentinos Juniors con un gol a los cuarenta segundos, salvo eso y un par de patadas no pasó nada más. Belgrano y San Martín de San Juan se mataron a llegadas, pero en Alberdi los arcos parecen más chicos que en el resto del paísArdente. En Paraná Colón y Patronato también jugaron un buen partido y solo terminó en cero por los dos penales que no le dieron a Patronato. Aprovechamos para meter un reclamo: no repitan solo las jugadas polémicas de los grandes hasta el hartazgo, a Patronato lo perjudicaron mucho y nadie dijo nada. Por último lo peor, lo que pintaba para partido de la fecha terminó siendo, según uno de los protagonistas: una cosa horrible. Huracán y River empataron en Parque Patricios con un penal errado por el Pity Martínez, muchas resbalones, una pelota con un sapo adentro, un gol anulado por un tacle de Gamba a Armani y un travesaño que sacó lo que único que no pudo tapar el arquero de River. Nos resulta extraño que Quintero vaya al banco, a pesar de que el pibe Palacios es un tractorcito y Nacho Fernández hace jugar al equipo, el colombiano es uno de los jugadores que mejor entiende el juego en el fútbol argentino, a pesar de ser intermitente como un tucu tucu. Como diría Román, hay que darle más lugar a los 10 en el fútbol argentino. El resto, para el olvido.

1 a 0 del local fue el resultado de la fecha. Cinco en total. Gimnasia, como ya dijimos arrancó ganando desde el calentamiento previo. Boca con un gol de Pavón también con el partido recién comenzado. Salvo alguna que otra excepción (el cinco a cero de Godoy Cruz a San Lorenzo) los partidos de las once de la mañana suelen ser un espanto. El de Boca con Talleres siguió en ese tono. Boca pudo hacer algún gol más pero sus delanteros parecían dormidos. Tévez erró un penal. Sobre el final no le dieron un claro penal a la T por una mano de Pablo Pérez y en esa misma jugada Andrada tapo una pelota difícil. Para el recuerdo queda la arenga del Cholo Guiñazú donde habla del placer de jugar, algo un poco olvidado en este arranqueGuiñazu. Siguiendo con los uno a cero, el Patón Bauza volvió a Rosario. Central tiene un equipazo: Ortigoza, Caruzzo, Carrizo, Sampedri, Gil, Marco Ruben y la lista sigue, tiene todo para pelear arriba. Banfield también tiene nombres interesantes pero, como en el final del campeonato pasado el fútbol escasea. 1 a 0 gol de Caruzzo. Godoy Cruz parece seguir con el envión del final del torneo anterior, a pesar de jugar casi todo el partido con diez por una burrada de Andrada y de las chances claras que generó Estudiantes, terminó ganando el partido con un penal convertido por Viera sobre la hora. La fiesta sigue en la tierra del sol y del buen vino. Para el final dejamos lo peor: Unión – Aldosivi. Otro partido que era para cero a cero. Pero un buen centro del Druppy Gómez conectado por Soldano dejó los tres puntos en Santa Fé.

No dejó mucho más esta primera fecha. ¿El mejor gol?* El de Menossi a San Lorenzo. ¿La figura? Uvita Fernández. ¿Mejor arquero? Ardente. ¿Burrada? La de Marcos Díaz errándole a la pelota afuera del área frente a Nacho Scocco. ¿Mejor patada? La de Gómez a Machín. ¿Lujo? El caño de Tévez a Komar. ¿Equipo ideal? Ardente; Araujo, Pinola, Gomez Andrade, Melluso; Zavala, Menossi, M. Gómez; Vargas; Uvita Fernández, Soldano. Banco de suplentes: Burián, Abram, Sandoval, Barrios, W. Pérez, M. Suárez, y Ribas.

Hasta la fecha que viene.

*Esta selección es absolutamente arbitraria, puede haber otras. Si no están de acuerdo o vieron algo que nosotros no, pueden mandarnos su opinión o dejarlas en comentarios. Se lo vamos a agradecer mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s