La maldición de Guttmann

El personaje detrás del mito. La carrera y particularidades del entrenador que llevó a la gloria al Benfica que sin él no volvió a ganar una copa europea.

La escena ocurrió una vez por primera vez para luego volverse un hábito. El seleccionado de Hungría se preparaba para los Juegos Olímpicos de París 1924. Estaban alojados en un hotel cerca de Montmartre más ideal para la socialización nocturna que para la concentración de los jugadores. La delegación estaba compuesta por más funcionarios que futbolistas y los primeros eligieron el lugar de alojamiento.

Entonces un jugador lideró la revuelta. Junto a algunos compañeros buscaron ratas y las ataron a las manijas de las puertas de las habitaciones de los funcionarios. Al líder de la protesta lo expulsaron de la delegación. Él se fue pero no pasó desapercibido. Tan abrupta como recordada fue su salida.

El hombre en cuestión es Béla Guttmann, nacido un 27 de enero de 1899 en Budapest (Austria-Hungría), que fue futbolista pero el éxito mayor lo conoció como entrenador. El portador de la supuesta maldición que pesa sobre el Benfica, al que condujo a ganar 2 Copas de Europa a principios de la década del 60 y que después de su primera salida no volvió a ganar una competición continental hasta el día de hoy.

Pero detrás del mito hay un personaje fabuloso que dirigió en montones de países de Europa y América: estuvo en Quilmes en Argentina, San Pablo en Brasil adonde llevó el estilo 4-2-4 y Peñarol en Uruguay. Como futbolista la mayoría de su carrera la pasó en Estados Unidos, en 1929 salió campeón y también se fundió con la Crisis, conocida como La Gran Depresión, ya que había comprado un bar clandestino.

bela-650.jpg_1360585586

Entonces volvió a Austria para empezar el viaje como entrenador en el Hakoah Vienna. De la escuela de entrenadores de los café vieneses era adepto a un estilo ofensivo. Su segundo club fue el Sportclub Enschede de Holanda con el que firmó un contrato por tres meses, al renovarlo pidió que se incluya un premio en caso de ser campeón. Los dirigentes accedieron ya que era un imposible que eso ocurra porque peleaban al descenso. El título se escapó por poco y el entrenador del club admitió que las últimas fechas rogaba que su equipo perdiera porque el premio de Guttmann lo hubiera fundido.

Entre 1939 y 1945, período de la Segunda Guerra Mundial, se desconoce su paradero, él solía responder que “dios lo ayudó”. Su hermano mayor murió en un campo de concentración y en su autobiografía publicada en 1964 tampoco habla sobre las experiencias vividas durante la guerra.

Pasados los años del terror volvió a la actividad. Primero en Hungría, luego en Rumania en el Ciocabul Bucarest donde siguió haciendo de las suyas. Por contrato recibía parte del sueldo en alimentos para evitar el desabastecimiento y la inflación de la Europa post guerra. Un directivo del club le dio su opinión sobre cómo debía formar el equipo. “Bien, usted maneja el club, ya conoce lo básico”, respondió Guttmann antes de irse para siempre.

Después de eso volvió a Hungría y mientras dirigía al Kispest en un partido que su equipo perdía 4 a 0 al cabo del primer tiempo llegó al vestuario y le dijo al defensor Mihaly Patyi que no saliera al complemento por más que con esa decisión iban a jugar con 10. La estrella del equipo, Ferenc Puskas, le ordenó a su compañero que ignorara lo dicho por el técnico. Patyi salió a jugar al segundo tiempo. Béla Guttmann se fue a la tribuna a ojear una revista, fue lo último que hizo en el club antes de marcharse para no volver. También estuvo en Italia, en el Milán lo despidieron en la fecha 19 siendo puntero lo que hizo que después cada contrato suyo tenga la cláusula de que no podían echarlo mientras el equipo vaya primero.

Béla Guttmann cultor de la teoría de calificar a “la tercer temporada” como la fatídica casi nunca estuvo 3 años en el club. Una vez un técnico que lo conocía bien lo definió así: “Domina a los animales, en cuya jaula lleva acabo su espectáculo, siempre que lidie con ellos confiado y sin miedo. Pero en el momento en que duda de su energía hipnótica, y aparece el primer signo de miedo en sus ojos, está perdido.”

A fines de la década del 50 en su hoja de ruta profesional aparecería Portugal. Agarró al Porto que estaba a 5 puntos del puntero Benfica y lo sacó campeón. Entonces el clásico rival lo contrató. Al llegar despidió 20 jugadores, armó un equipo con mucha juventud y ganó las ligas de 1960 y 1961. Este último año también se llevó la Copa de Europa al vencer en la final 3 a 2 al Barcelona.

Una semana después de la gloria hizo debutar a un juvenil llegado de Mozambique. El chico tenía todo arreglado con el Sporting de Lisboa pero Guttmann se encontró en una peluquería con un ex dirigido suyo en San Pablo que le habló de un joven que lo había deslumbrado en una gira por África. Entonces Béla interceptó el contrato del chico con el Sporting y lo hizo firmar para el Benfica. El jugador en cuestión era Eusebio, La Pantera de Mozambique, que hasta la aparición estelar de Cristiano Ronaldo era el futbolista más importante de la historia del fútbol de Portugal.

guttmann eusebio

Con él en la delantera el Benfica potenció su estilo ofensivo pero también recibía muchos goles. Eso no era un problema para su técnico que decía: “nunca me importó que el rival marcara un gol, porque siempre nosotros podíamos marcar otro”. Eso ocurrió en la final de la Copa de Europa de 1962 contra el Real Madrid. Benfica fue perdiendo 0-2 y 2-3 y terminó ganando 5-3 con Eusebio anotando 2 goles a sus tan solo 20 años.

Benfica era bicampeón europeo, la era de la Pantera recién empezaba. Pero el protagonista de esta historia otra vez quiso atraer la atención. Guttmann encaró a los directivos a preguntarles si le iban a dar un premio extra por la obtención a lo que le respondieron que en el contrato no había nada al respecto. “Los dirigentes no hicieron anda por cambiar esa situación, lo cual me hizo pensar que era hora de irme”, dijo el técnico campeón antes de pegar el portazo otra vez.

Aquí es cuando nace el mito de que supuestamente Bella Guttmann lanzó la famosa frase “el Benfica sin mí en cien años no volverá a ganar una copa europea”. Verdad o no luego de 1962 las Águilas perdieron 5 finales de Champions League, 1 de Copa UEFA y 2 de Europa League. 2 veces se le escapó el título por penales y en 5 ocasiones perdió por diferencia de un gol.

En 1965 luego de perder 2 finales contra el Inter y el Milán, el Benfica volvió a contratar al austro-húngaro. Pero la segunda parte de esta historia no fue como la primera y cayeron en cuartos de final de la Copa de Europa contra el Manchester United. Bella Guttmann siguió su carrera sin éxito por otros países para culminar en el Porto de Portugal para darle de comer a los paladines de la maldición.

Eusebio, fallecido en 2014, en una entrevista negó esa teoría. Blanqueó que él estuvo presente en la supuesta charla entre Guttmann y los dirigentes de Benfica y que el técnico solo dijo que tenían que hacerle una estatua. Algo que el Benfica hizo a inicios de 2014 en su Estadio Da Luz. No sirvió de mucho porque ese año el Sevilla lo venció por penales en la final de la Europa League. La última que disputaron hasta la actualidad.

Béla Guttmann falleció en 1981 en Austria, donde hoy está enterrado. En 1990 justo dio la casualidad que la final de la Copa de Europa a partido único se jugó en Viena, la capital austríaca. El partido definitorio lo jugaban Benfica-Milán. Eusebio, ya retirado, fue a rezar a la tumba de su ex técnico antes del partido. Aquel 23 de mayo a los 22 minutos del segundo tiempo el holandés Frank Rijkaard anotó el único gol del partido. Milán se llevó la copa europea en la ciudad que vio por última vez a Guttmann. Benfica se volvió a casa con otro subcampeonato y el fantasma de la maldición en la cabeza.

Lucas Jiménez

 

La mayoría de las anécdotas contadas en la nota fueron tomadas del libro “La pirámide invertida. Historia de la táctica en el fútbol” de Jonathan Wilson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s