La campaña de Banfield en el Nacional de 1976, dirigido por Adolfo Pedernera, que fue predicha por Horangel en su horóscopo para ese año. Escribe Sergio Smietniansky.

Dedicado a Nestor Nocera, banfileño y peronista,
quien me contó esta historia
que sucedió poco tiempo antes
que él tenga que marchar al exilio.

En la historia de la humanidad solo hubo dos astrólogos que lograron pasar a la posteridad.

Uno era francés, lo llamaban  Nostradamus y sus mayores dones visionarios quedaron plasmados en la obra “Las Profecías” cuyo primer Tomo data del año 1555. Sus partidarios le atribuyen haber anticipado la coronación de Napoleón Bonaparte, el surgimiento del nazismo y hasta la caída de las Torres Gemelas.

El segundo era argentino, había nacido con el nombre de Horacio German Tirigall y  fue conocido mundialmente bajo el seudónimo de Horangel.

Su primer libro de predicciones data del año 1963 y de ahí en mas publicó uno por año de manera ininterrumpida hasta el año 2019.

En casi todos lados cuando se habla del famoso clarividente argentino se hace mención a dos de sus grandes premoniciones: el asesinato de J. F. Kennedy y el accidentado final de la princesa Lady Di. Dije en casi todo lados, porque hay un lugar en el mundo donde Horangel es recordado por otra cosa, ese lugar se llama Banfield y esa es la historia que les voy a contar.

En ese barrio existía un bar que estaba ubicado en la esquina de Rodríguez Peña y Alem, se llamaba “La Guillermina” y como se imaginarán, ahí de lo único que se hablaba  era de Banfield y no justamente en términos geográficos.

Una tarde del año 1976 alguien ingresó al bar con un libro en la mano y todas las miradas de los parroquianos se posaron sobre el sujeto. Eran tiempos donde andar con libros bajo el brazo era motivo de sospecha, pero entenderán, que mucho mas lo era ingresar con uno a “La Guillermina”.

Pero el libro no era cualquier libro, sino un ejemplar del anuario de predicciones astrológicas de Horangel, el cual en una fracción de segundos empezó a circular de mano en mano ante la atónita mirada de cada uno de los presentes, que no podían dar crédito a  lo que estaban leyendo.

Es que Horangel, el mas prestigioso de los visionarios de su tiempo, pronosticaba en ese libro que Banfield saldría campeón del Nacional ’76.

Hay que reconocer que en la historia de la astrología nadie se había animado a tanto. A Nostradamus el cuero le daba para vaticinar el asesinato de Enrique IV o el triunfo de la Revolución Francesa, pero nunca le dio el piné para arriesgar una ficha por el Taladro. Horangel en cambio se jugaba todo su prestigio en una premonición mas riesgosa que la de adivinar donde se encontraban los brazos de la Venus de Milo.

Es que en esos tiempos Banfield no venía haciendo buenas campañas, de hecho en el año 1975 había finalizado décimo séptimo en el Metro y octavo en el Nacional.

Quizás Horangel para hacer semejante pronóstico uso su famosa técnica de predicción llamada “previmetría” o simplemente se enteró que Osvaldo Fani asumía la presidencia del Club y confió en que siendo así, nada podría salir mal. Ese dato nunca lo sabremos, lo que sí sabemos es que pasó lo que pasó.

Banfield, bajo la dirección técnica del genial Adolfo Pedernera, arrancó el Nacional `76 a paso firme y de a poco se fue convirtiendo en la sensación del torneo. La camiseta naranja le daba mas mística a ese equipo que contaba con un despliegue ofensivo tremendo de la mano de Pitarch, Corvo, Orte y el Negro Miguel González.

Se dice que muchos amantes del futbol creyeron ver que esa combinación perfecta entre el color de la casaca y el estilo de juego, no era otra cosa que un merecido homenaje a la Holanda del ’74.

Y así fue que contra todos los pronósticos, salvo el de Horangel, Banfield se impuso en el torneo clasificatorio accediendo a jugar la zona definición, haciendo la campaña mas resonante de su historia, desde el año ’51 a esos días.

A esa altura de los acontecimientos, la muchachada del bar “La Guillermina” que  no era muy devota a confiar en lo que decían los diarios y  mucho menos los horóscopos, empezó a creer en algo y esa creencia poco a poco se convirtió en sueño, pero no en cualquier sueño, sino en sueño colectivo. 

Hay quienes sostienen que ese sueño se fundó en hechos concretos, otros en cambio dicen que solo tuvo bases esotéricas. A mi ese debate me tiene sin cuidado, lo importante es que esa gente y en ese tiempo, estaba soñando.

Pero para que se cumpla la premonición de Horangel o el sueño colectivo,  faltaba atravesar un duro escollo, ya que había que enfrentar a Boca -ganador de la zona A- por los cuartos de final en la cancha de Racing.

Imagen tomada del archivo de Carlos Aira

El pueblo banfileño confiaba ciegamente en el triunfo ya que parecía imposible que existiera alguien que pudiera torcer el destino de gloria trazado por “La Naranja Mecánica” de Adolfo Pedernera y claro está, por la predicción de Horangel.

Pero ese “alguien” existió, se llamaba Alberto Ducatelli, vestía de negro y llevaba un silbato entre sus labios.

Nunca se supo si aquel referí utilizó dotes de alquimistas para transformar una falta cometida fuera del área,  en penal a favor de Boca, tampoco si esa fue la causa por la que Horangel nunca ganó el PRODE. Lo que si es sabido es que en ese preciso  instante los astros enmudecieron al  contemplar como un error humano era capaz de dar por tierra con cientos de años de ciencia esotérica y metafísica.

Con el tiempo, supimos que lo del Banfield campeón no fue la única profecía errada en aquel libro de Horangel de 1976, ya que ese año en nuestro país pasaron cosas mucho mas terribles de las cuales el astrólogo no predijo ni media palabra

Pero claro está, para predecir esos acontecimientos no hacía falta ser adivino, por eso en el año 1977, además de Horangel, hubo otro argentino que publicó un texto pronosticando el futuro, se tituló “Carta Abierta a la Junta Militar” y lo escribió un tal Rodolfo Walsh.

Sergio Cherco Smietniansky

Publicada originalmente en Fogón y mate.

Lástima a nadie necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $200.

También te podés anotar a Pase al pie, nuestro Newsletter semanal, acá:

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s