Unión de Santa Fe empató con Fluminense en Brasil por la Copa Sudamericana. Les proponemos un viaje Tatengue desde la B hasta las tribunas del Maracaná. Amor, sentimiento y fútbol. Escribe Francisco Clavenzani.

— ¿De qué equipo sos hincha?

—De Unión.

— ¿De Santa Fe? Ah… ¿y de Primera?

—De Unión —respondí con los ojos grandes y con tono un poco soberbio.

Juan no se río. Su pregunta no había sido ni chicanera ni con mala intención. Le salió sincera y eso fue, quizás, lo que más me dolió.

Esa conversación con Juan pasó en mi primer día en la Facultad, en La Plata. Era febrero de 2006. Él era de River y futbolero. Unión hacía tres años estaba en la B, sin saber nosotros que ese sería —sin contabilizar nuestra primera etapa— el período más largo en la única división de ascenso en la que estuvimos.

Fueron unos eternos ocho años. Eternos porque descender y jugar en la B no es nada lindo y sobre todo porque el camino para regresar año a año se hizo más sinuoso. Del 2003 al 2005 viviendo en Paraná fueron largos pero transitables. Ir a la cancha cada quince días era sanador —más allá de las penurias que veíamos en la cancha y el casi descenso en 2004—. Tener la posibilidad de escuchar la radio, ver el noticiero y ver noticias de Unión al instante no me hacían tomar real conciencia.

Cuando llegué a La Plata extrañé todo eso: los días de partido tenía que ir a un ciber a escuchar el partido. Cuando jugábamos de visitante en Capital iba solo o con algún amigo que me hacía la pata, no conocía ni un Tatengue en La Plata.

Fueron años de bancar la parada. De poner el pecho y decir: Soy de Unión, pese a que el fin de semana habíamos perdido contra Almagro o empatado con la Comisiones de Actividades Infantiles (CAI).

En 2008 me ilusioné: pensé que se nos daba… la vuelta de Jujuy fue tortuosa, aunque en eso siempre tuve un privilegio: a mí nunca nadie me cargaba; no vivir en Santa Fe te da ese respiro.

Y en 2009 volví a ilusionarme. Me acuerdo el partido con Quilmes en su cancha. Fui a la platea local. Empezamos ganando y nos dieron vuelta el partido con dos goles en el final: creo que Sava hizo el segundo. “Hacé tiempo ahora, inundado hijo de puta”, gritaba el de al lado mío. Son los momentos en los que decís: ‘Para qué mierda vine acá’. Cuando terminó el partido llovía. Caminé hasta la Estación y volví en tren a La Plata.

En 2011 por supuesto que también me ilusioné. Esa vez con razón. Ya parecía el viejo de la bolsa, todos los años me preguntaban ‘¿qué tal Unión para este torneo?’ y siempre tenía la misma salida: “este es el año; hay buen equipo”. En aquel torneo un amigo consiguió entradas para ir a ver el partido en cancha de Ferro (era la última fecha pero se jugaba como si fuese la primera —fútbol argentino, por supuesto—). Dimos cátedra en Caballito: Paulo Rosales y Matías Quiroga los goles. Ahí los plateístas también insultaban, pero pedían la cabeza del Chaucha Bianco; nosotros ya se la habíamos pedido varios años atrás.

Hoy en La Plata la comunidad Tatengue es grande. Además de que somos varios los hinchas, tengo amigos y familia que aprecian a Unión. Lo bancan. Están pendientes.

¿En serio me voy a acordar todo esto hoy? Por supuesto que sí. Hoy que Unión jugó en el Estadio Maracaná. Ahí donde está escrita parte de la historia de este hermoso deporte; donde Ghiggia sepultó a 200 mil brasileros en 1950. Hoy justamente fue un uruguayo el que nos dio un alegrón, porque casi nos dejan con las manos vacías. Fue empate que podría haber sido triunfo o, también, derrota si entraba el penal en la última que Santiago Leme le atajó al experimentado Fred.

¿El resultado? les juro que es lo que menos me importa. Sólo el que masticó miserias y penurias puede entender lo que significa esto.

Si hace 16 años, cuando me preguntaron ¿y de Primera de quién? me decían que esto iba a pasar… no me lo creía.

Francisco Clavenzani

Twitter: @PulgaClavenzani

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $300.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s