Gritar un penal atajado

 

Los futboleros hablamos de la pasión como algo de todos los días, como si eso fuera un condimento esencial a la condición de amar y observar el juego. Al ir al cilindro siempre experimenté esa magia, esa sensación hermosa que da cosquillas en el estómago antes de que el referí toque el pito y empiece a rodar la bocha.

 

El 25 de mayo de 2015 se jugó la vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores en el Juan Domingo Perón. Racing recibía por la vuelta a Guaraní. En la ida el equipo paraguayo ganó uno a cero, le sacaron roja a Lollo y el gol fue por un error de Nico Sánchez en el cierre: llegó tarde. Teníamos varios puntos en contra.

 

Había que ganar sí o sí. Con varios cambios en la defensa y un equipo ultraofensivo, Racing se preparó para dar vuelta el marcador. Desde el primer minuto, Guaraní esperó y salió de contra. La Academia atacó, dejando a los defensores paraguayos metidos dentro del área, esperando para sacar el pelotazo. El nerviosismo se respiraba en la tribuna, que nunca dejó de cantar y alentar. Llovieron algunos centros al área del local.

 

A los 41’ del primer tiempo, Acuña mete una linda patada: amarilla. Racing atacó con bastante gente y se desorganizó abajo. Un pase quedó corto y Saja le tuvo que hacer penal a Palau. Roja. No sólo La Academia se quedaba con un jugador menos, también tenía un penal en contra. El estado enmudeció un segundo, la incertidumbre se apoderó de cada uno de los que estábamos ahí. Sale El Huevo para que entre Ibañez, arquero suplente y jugador que había  tenido pocos minutos con el equipo titular.
Eran los 45 del primer tiempo, justo antes de que se termine y se vayan todos al descanso. Yo creo que un gol en ese momento es determinante. Si te lo hacen antes del entretiempo, te quiebra como equipo. En este caso, surgió otra cuestión.

 

 
El estadio entero estaba expectante cuando Benítez acomodó la pelota. Tomó distancia y pateó. El arquero con una gran volada, atrapó el disparo. El Cilindro explotó. La gente cantaba y alentaba extasiada. Todos a los gritos, fue como hacer un gol. Los jugadores se fueron al descanso ovacionados. Durante esos 15 minutos la tribuna no dejó de alentar, cantar y saltar. Todos bailamos. El estadio temblaba, se movía de acá para allá y eso hacía que nadie pueda quedarse quieto.

 

En el segundo tiempo Racing peloteó a Guaraní, pero no alcanzó. El partido terminó en cero y gracias al gol en Paraguay, el aborigen pasó de ronda. Nadie se fue de la cancha enojado, sabíamos que los jugadores habían dejado todo y que esta vez la suerte no estuvo de nuestro lado. También me llevé el recuerdo de la vez que Nelson Ibáñez atajó un penal y tuvo una actuación superlativa. La hinchada, como siempre, alentando hasta el último segundo, agradeciendo a los jugadores por jugársela por los colores.
 
Danilo Zárate Pacheco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s