El que tira la primera piedra

Las frases que atribuyen a la “sociedad” lo ocurrido este fin de semana, solamente esconden un entramado de relaciones y responsabilidades políticas del Estado, los dirigentes, las barras bravas y los medios de comunicación.

Un partido de fútbol. Tan simple y tan complejo. Dos equipos. Once jugadores. Un par de líneas blancas pintadas sobre un verde césped rectangular. Cuatro árbitros (en realidad son más con el VAR y compañía). Una pelota. Dos arcos. Una red. Una cancha llena.

No parece tan difícil, pero la final de la Copa Libertadores entre River y Boca otra vez no pudo jugarse. Caer en frases como “la sociedad es violenta” o “por veinte y treinta inadaptados” es lo mismo que ser funcional al problema.

Nadie puede negar los problemas materiales (que podrían ser resumidas a un grupo de personas y un par de piedras) pero resulta evidente (al menos para nosotros) que la connivencia entre dirigentes, el Estado, la corrupta policía de la Ciudad, la barra de River y un discurso periodístico abrumador y extremo generaron las condiciones para que algo así sucediera.

“A la Argentina viene el G20, ¿cómo no vamos a poder garantizar la seguridad de un River-Boca?”, dijo, casi con convicción de salir en todas las redes sociales, la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich a días del Superclásico. Efectivamente, no solamente no pudieron garantizar un evento deportivo, sino que además se encargaron de armar uno de los peores operativos de seguridad que quien escribe haya visto en su vida.

micro boca

Sin ir más lejos, en la esquina de Lidoro Quinteros y Libertador, en donde se atacaría al micro xeneize, la hilera horizontal enorme de cascos azules y uniformes verdes armaron un “embudo” para que en un ancho de 10 metros pasen aproximadamente dos mil personas que esperaban al mismo tiempo. La consecuencia fue lógica: avalanchas, empujones, golpes, gas pimienta. Batallas campales en todo el bajo Belgrano. Todo cerca de la tragedia.

Tal es así, que el micro de Boca encaró por la Av. Libertador derecho a donde estaban concentrados un cúmulo enorme de hinchas de River. “Parecía que nos esperaba un ejército, como en una zona liberada”, declaró el chofer del micro de Boca. No obstante, está claro que la situación no respondía a una negligencia. O al menos eso pareció en la difusión de una grabación filmada por una de las motos que acompañaban al micro. Por el intercomunicador se escucha que un efectivo le dice a otro bien claro: “Nos entregaron”.

Los Borrachos del tablón es el nombre común con el que se conoce a la “barra brava” de River Plate. Con auge en la década del 90, LBDT se perfilaron siempre como un grupo de violencia innovadora por sus métodos de peleas con otros grupos. Tuvo su “gran aparición” en 1996 con el asesinato de un hincha de Independiente.

Pasó, luego, a ser a principios de los 2000 un ariete de violencia y relación con los negocios ilegales. Adrián Rousseau y Alan Shlenker, dos de los barras más conocidos, empezaron a “ascender” luego de una treta en un peaje con la hinchada de Newell´s, en la que asesinaron a dos hinchas del club rosarino. Cantaron, en una tarde de 2003 por el torneo Clausura: “A los Borrachos del Tablón les gusta la falopa, el vino, el juego clandestino y la prostitución”.

A partir de las batallas, los negocios y las relaciones con el poder político y la dirigencia de River al mando de José María Aguilar, su influencia se hizo “incontrolable”. Una pelea entre los dos líderes de la barra y un negociado con el pase de Gonzalo “Pipa” Higuaín, desenfrenaron una batalla que duró meses, con un tiroteo en los quinchos de River antes de un partido frente a Lanús y el asesinato de Gonzalo Acro, en el barrio porteño de Villa Urquiza.

 

Las diferentes facciones que se sucedieron manejaron una profunda connivencia del poder político. “Yo respondo a Guillermo Moreno”, dijo Matías Goñi, jefe de la barra de River en 2012.

También, Los Borrachos mantuvieron una estrecha relación con la dirigencia del club. Según Ariel Calvisi, barra que declaró como “arrepentido”, Gustavo “Caverna” Godoy, actual líder de LBDT, comía asado con Matías Patanian, dirigente alto de la primera presidencia de Rodolfo D´Onofrio. “Caverna” fue allanado con más de 300 entradas truchas y 7 millones de pesos. La primera parte de ese motín es imposible que no haya salido de las entrañas del propio club.

El 27 de mayo del 2015 fue un antes y un después en la historia del futbol mundial. Una incursión del FBI llegó a la ciudad suiza de Zurich para llevarse presos a dirigentes mundiales del balonpié luego de una investigación secreta de corrupción de la Fiscalía de Nueva York desde 2011 en sus máximos órganos. Siete dirigentes de la CONMEBOL fueron arrestados, allí o en los meses posteriores.

Eduardo Figueredo, ex presidente, admitiría meses después casos de corrupción y sobornos en el organismo sudamericano. Aunque sin ninguna causa, en aquel hotel de Zurich esta Rodolfo D´Onofrio, presidente de River, de muy buena relación con Alejandro Domínguez, actual presidente de la CONMEBOL. En el marco de las difusiones se encontrará una escucha de Daniel Angelici hablando de cómo tenía que dirigir un árbitro antes de un partido de Boca.

Ellos son los que arman el Superclásico más importante de la Historia.

pablo perez

“No hay mañana”. Ese fue el slogan utilizado por varios medios de comunicación gráficos y televisivos. El título presentaría que no hay posibilidad de recuperación para aquel que pierda, condenado a la desgracia, sino eterna, sí muy prolongada. Destinaron páginas y minutos de aire a esta idea.

En la misma semana en la que los medios de comunicación imponían esta idea, el gobierno de la Ciudad y sus legisladores votaron una ley para desmantelar 29 institutos terciarios de formación docente. Al mismo tiempo, un grupo empresarial despedía de forma masiva a los trabajadores de la empresa SIAM, que fueron luego brutalmente desalojados por la policía Bonaerense de Macri y Vidal, mientras solamente pedían que se acate la conciliación obligatoria. La misma fuerza de seguridad se cobró la vida de Rodolfo Orellana, militante de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) en un desalojo en Ciudad Evita en la misma semana. Marcos Soria, también militante social fue asesinado, un día después, a manos de la policía cordobesa.

Todos ellos se han declarado en pie de lucha. ¿De verdad “no hay mañana” para el que pierde un partido de fútbol?

La generalidad siempre esconde. El concepto de “sociedad enferma” o “tenemos lo que nos merecemos como argentinos”, no hace más que esconder responsabilidades policiales, dirigenciales, políticas y hasta periodísticas. Son ellos los que siempre tiran la primera piedra.

El sábado 24 de noviembre a las 17:00 estaba estipulado que se jugaría la segunda final de la Copa Libertadores 2018, histórica porque la jugaban los dos más grandes del futbol argentino: River y Boca. La entrada de los hinchas al estadio mostraba un clima álgido de represión y mal trato policial.

prefectura

Indudablemente, el peor escenario se desató cuando una zona liberada de la Policía de la Ciudad hizo correr el micro que transportaba a los jugadores de Boca por una esquina sin protección. En una iniciativa elaborada por la barra brava de River en venganza por camarillas y negociados, se armó una emboscada con piedras hacia los jugadores visitantes. La situación se agravó por el gas pimienta de las fuerzas policiales, que entró al micro de Boca por los vidrios rotos.

A metros de la escena, 70.000 personas estaban adentro o por ingresar al estadio Monumental. Agitaban sus brazos y ponían su voz en el éter al grito de “Todos los domingos a la tarde yo vengo a alentarte”. Soñaron durante semanas con el 24 de noviembre. Querían ver un partido de fútbol.

Santiago Núñez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s