Nuevas dirigencias en los clubes: 3 experiencias de la Coordinadora de Hinchas

Sebastián Tafuro entrevista a jóvenes dirigentes que militan desde nuevo valores adentro de los clubes. Nuria, por la Soriano en San Lorenzo; Kevin, por La 15 de agosto en Argentinos Juniors; Matías, por Boca es Pueblo en Boca.

Hacia fines de 2016 se presentó en el Hotel Bauen la Coordinadora de Hinchas, un espacio que nucleaba a agrupaciones de diferentes clubes de nuestro país. Sin distinción de colores, uno de los objetivos originarios de esta iniciativa pasaba por el rechazo a las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) y el sostenimiento de los clubes como asociaciones civiles sin fines de lucro. Con el correr del tiempo, más y más experiencias surgieron y se fueron agrupando en torno a la Coordinadora.

La batalla contra las SAD se ganó frente a un macrismo que parecía todopoderoso pero siempre hay motivos para la unidad y para seguir construyendo un fútbol donde la voz de los y las hinchas sean escuchadas. Boca es Pueblo, La 15 de Agosto y La Soriano son 3 espacios que se formaron en torno a Boca, Argentinos Juniors y San Lorenzo. En los 2 primeros, y sobre todo en el Xeneize, con un perfil opositor a quienes gobernaban dichos clubes en los últimos años, mientras que en el Ciclón apareció como una construcción para aportar una mirada complementaria a la entonces gestión de Matías Lammens, identificándose en los trazos gruesos de la política con el actual Ministro de Turismo y Deportes de la Nación. Los 3 no dudaron un segundo a la hora de pertenecer e impulsar la Coordinadora. 

Y si cada cierre del calendario suele tener alguna novedad para resaltar, el 2019 también tuvo lo suyo. Además del cambio de mando a nivel país, hubo elecciones en los 3 clubes mencionados y las 3 agrupaciones fueron un paso más allá y, a través de sus referentes principales, pasaron a integrar los espacios triunfantes en esos procesos. Boca es Pueblo se sumó al Frente para Recuperar la Identidad Xeneize y Matías Daglio se convirtió en vocal del club de la Ribera. La 15 de Agosto forjó un espacio de unidad que se dio en llamar “Primero Argentinos” que consagró a Cristian Malaspina como presidente y a Kevin Libsfraint como vocal. La Soriano se sumó a la lista que encabezó Marcelo Tinelli y Nuria Escobar entró también a una vocalía, desde donde impulsó el recientemente aprobado Protocolo de Prevención y Acción Institucional contra la Violencia de Género. 

Nuria tiene 24 años, Kevin 26 y Matías 29. Una nueva generación que se involucra en la política de los clubes para cambiar todo lo que deba ser cambiado. Con ellos 3 charlamos en La Pelota Siempre al 10, en una conversación previa a la realización de las elecciones pero con palabras que no han perdido vigencia. La importancia de la participación, el feminismo, el sentido de pertenencia y mucho más. 

¿Qué los llevó a ustedes a involucrarse en la vida del club? 


Nuria: En mi caso no sé si hubo una motivación particular de empezar a participar, me parece que se fue dando con la cotidianeidad de pasar días en el club, de mirar fútbol, de tener amigas que jugaban al hockey ahí en la ciudad deportiva, y me parece que en ese grupo de amigos que genera el club, de estar el fin de semana, de viajar, de juntarse a mirar partidos empezó a traducirse en inquietudes de hinchas comunes, de socios y socias, de querer saber más, de poder acercarse a una dirigencia que veíamos abierta a trabajar y a participar, y que invitaba a participar también. Y empezamos a colaborar con algunas cosas muy puntuales, como el Día del Niño, actividades culturales que se hacían en Boedo, trabajar con el Grupo Artístico de Boedo, era esa inquietud genuina de hincha de qué pasa en el club, cómo se manejan las cosas, quiénes estaban detrás de esos manejos, cómo se trabaja en la Comisión Directiva, cómo trabajan los dirigentes, y a partir de conocer todo eso nos fuimos metiendo.

Creo que fue dándose naturalmente, pero con la participación de todos y todas y eso también hizo que pudiéramos estar en todos lados al mismo tiempo. Todo el mundo cuando nos nombra nos dice: “ah, ustedes están en todos lados, sí, los vi”. Creo que tiene que ver con eso, con pasar lo cotidiano de la vida en el club y hacer vínculos, que te terminas preguntando estas cosas y uno se involucra.

Kevin: En mi caso creo muy parecido. Yo a los 16 años mediante un foro me hice un par de amigos y empezamos a juntar plata para comprar globos, nos juntamos a cortar papelitos, ese tipo de cosas, metiéndonos un poco en lo que era la fiesta en las tribunas, lo llamábamos así. Y al par de años surgió, pese a que Argentinos había salido campeón y estaba jugando la Copa Libertadores tenía pocos socios, y desde un dirigente se convocó a muchos socios para que participemos de una campaña para que haya más gente, y arranqué así, haciendo una campaña de socios que se hizo desde gente que venía de afuera a colaborar. Ahí me fui metiendo y metiendo y terminan abriéndose puertas que uno cuando arranca no se espera ni se imagina. 

Se fueron dando hechos que daban a una mayor participación. Incluso cuando participamos en las elecciones de 2015 fue con una agrupación que formamos con gente que había entrado a colaborar al club de manera independiente, que fuimos encontrando puntos en común y nos terminamos juntado en un espacio que siguió creciendo, se fue dando naturalmente. Creo que eso es lo bueno que tiene la concepción de clubes que tenemos, sea más grande o más chico, la cuestión cultural, barrial, familiar, que hace que uno se sienta cómodo ahí y tenga ganas de cambiar las realidades que no le gustan y mejorar las cosas que uno viene haciendo. 

Matías: Por mi parte, por la parte de la agrupación en general, fue una necesidad de responder hacia un proceso de elitización y de exclusión a las grandes mayorías de hinchas de Boca que se empezó a dar con la primera presidencia de Angelici. Boca ya viene de un proceso muy largo desde el 95, pero creemos que en los últimos 8 años se recrudeció un montón esto de expulsar a los sectores más populares, de dejar de vender entradas, de usar a los hinchas como clientes y no como dueños del club. Un poco se fue dando de esta manera, armando un espacio nuevo, porque todas las agrupaciones que estaban dentro del club en ese momento respondían un poco a ese modelo de club o por lo menos habían sido parte de estos casi 25 años, por eso terminamos haciendo algo nuevo como hinchas. 

Hay muchos poderes extra Boca que influyen en la política del club y eso lo estamos viendo ahora sobre todo. La idea de generar algo nuevo es que se vea algo genuino, hecho por hinchas de Boca que tienen la misma problemática que cualquiera que va a la cancha, se nos hizo muy difícil esto porque hay una costumbre de que los que manejan la política de Boca son los mismos tipos de hace 25 años, y hasta que se nos reconoció como un actor político dentro del club pasaron un par de años largos, pasaron hechos que no tendrían que haber pasado o por ahí problemáticas que nosotros nos involucramos como cabeza dentro del club como el tema de las SAD que, al estar Macri en el gobierno nacional, hace que Boca como club, entre comillas, sea uno de los impulsores.

¿Sienten de algún modo que reflejan una nueva generación que está metida en los clubes y que quieren construir otra forma de hacer política?


Nuria: Yo creo que sí. Hay que mirar también la realidad particular de cada club. Hay algunos clubes donde es mucho más difícil poder llegar a un dirigente medio con quién conversar, a quién proponerle cosas, eso hace que la participación sea nula o se cancele directamente. En San Lorenzo nosotros somos una agrupación joven, y otras agrupaciones que ya venían trabajando desde hace mucho tiempo, como la Subcomisión del Hincha por ejemplo, es gente que es más grande pero tuvo un incremento de participación, las compañeras de CASLA Feminista que son más recientes como agrupación, igualmente sus integrantes son compañeras que vienen a la cancha, que son socias desde hace muchos años y que transitan el club, pero que recién ahora están empezando a encontrar un espacio político, una agrupación para empezar a militar y seguir trabajando con el club.

Lo que faltaba era encontrar espacios, a nosotros nos pasó como La Soriano encontrar en la Coordinadora de Hinchas un espacio donde poder vincularse no solo con otros hinchas sino para poder vincularse dentro de San Lorenzo. Sirvió mucho para poder retomar el contacto con la Subcomisión del hincha u otras comisiones que no veníamos trabajando, que desconocíamos que se juntaban, y eso por lo menos lo veo en otras agrupaciones que fueron apareciendo que sabía que querían hacer pero no encontraban el espacio y estaban las ganas, la predisposición, las ideas, pero no el espacio donde hacerlo. 

Matías: Yo creo en particular en BEP dimos en la tecla en algo muy importante que estaba muy invisibilizado en Boca, que es elevar un poco la conciencia de la gente, empezar a discutir porque estaba mal que dejen de vender entradas, porque estaba mal que entren turistas, por que es un curro hacer un estadio-shopping, creo que en eso hicimos mucho hincapié, que la gente empiece a discutir estas cosas más relevantes para la vida del club que lo cotidiano del domingo en la Bombonera. Creo que a raíz de eso se empezó a discutir con mucha más altura desde las agrupaciones y por eso también es que fueron apareciendo muchos movimientos nuevos de gente que por ahí no están 100% de acuerdo con nuestra línea pero que a raíz de elevar las discusiones se empiezan a plantear distintas visiones del club. 

Kevin: Yo creo que va de la mano con la participación joven en todos los ámbitos de la política que está habiendo y también con el movimiento feminista tiene mucho que ver. Al igual que como decía Nuri, con el tema de la Coordinadora que te daba la posibilidad de vincularte y de tener otro roce con otro tipo de actores, con gente de otros clubes, la cantidad de movimientos, el movimiento feminista con todas sus vertientes en la mayoría de los clubes, y esa obligación que también genera en las propias agrupaciones de modernizarse de alguna manera, e incluso la ley que establece la participación de la mujer también establece la participación de la juventud, entonces va muy de la mano. En lo que son los clubes en particular creo que tiene mucho que ver y que los espacios que se van generando, los movimientos populares que se fueron generando alrededor del fútbol, hicieron que la gente que participaba de esos pueda tener más espacios en los dirigentes de rango medio-alto en los diferentes clubes. 

Yendo precisamente a la cuestión del feminismo, ¿cómo los atraviesa en sus experiencias en la participación que vienen teniendo? 

Nuria: Creo que lo primero que pasó, y es lo que tiene que pasar y seguir pasando en realidad, es que todos y todas puedan reflexionar y repensarse como hinchas, empezar a ser atravesados por la perspectiva de género. Hasta acá todo está atravesado por la sociedad patriarcal y machista en la que vivimos, así que ni nosotras ni los compañeros en general van a poder soltar todo eso y poder decir: “acá estamos, bien reaprendidos”. Eso es la primera medida. 

Yo estoy en un espacio mixto, hay varones y mujeres, ahora creo que hay más o menos paridad de militantes. Lo que creo yo en cuanto a la construcción es que es necesario darse las discusiones, los debates, las dudas, los compañeros muchas veces plantean dudas que pueden parecer de afuera, tal vez alguien que no viene del fútbol, medio boludas o tontas, pero si la duda está es porque una también genera el espacio para que los compañeros se puedan sentir cómodos para preguntar y poder repensar y poder trabajar eso. 

Siempre rescato que hicimos una nota, la hizo un compañero que escribe las crónicas de los partidos que nosotros subimos a nuestra web, que hizo una nota sobre lo del Bambino y le puso de título “el ídolo que violó”, y se armó un revuelo bárbaro en el grupo de Whatsapp donde estamos discutiendo si la subíamos o no. Pero él primero la mandó a las compañeras para “pasar el filtro” y la nota estaba buenísima, la nota hablaba de qué le pasa a los varones en la escalera de la popular, por qué cantan cosas de las que tal vez no están tan convencidos, esa cultura del aguante que también está atravesada por la cultura de la violación un poco y en el caso del Bambino mucho más, y repensar también en cuanto a la edad. Él hacía un trasfondo de lo ideológico y lo etario que era una excusa, si hoy hay pibes de 20 que se lo están discutiendo, los que aplaudieron al Bambino en su momento también lo pueden repensar. 
Y para mí ese es un ejemplo clave, me parece que repensarse las cosas que siempre nos parecieron comunes, los cantos, los tratos a tus compañeras, la falta de mujeres en el fútbol, ¿por qué hay menos mujeres en el fútbol? ¿hay falta de interés o pasan un montón de otras cosas por las cuales las mujeres no disponen de tanto tiempo libre para ir a la cancha? Creo que todas esas cosas van apareciendo y es la participación de los jóvenes y las mujeres que sin lugar a duda empiezan a cambiar algunas cosas. Por supuesto que falta un montón. Me parece que la discusión de la representación de las mujeres en espacios de poder es clave porque por esos espacios (Comisión Directiva, Asamblea), pasa la vida institucional del club y las mujeres tienen que tener su lugar. Las mujeres siempre tuvieron su lugar en el club, ahora lo empezamos a reconocer y hay que hacer propios también esos espacios. 

Matías: A nivel agrupación se dio un cambio grande de 5 años, cuando entraron las primeras compañeras, a esta parte. Hoy las pibas nos pasan el trapo desde un lugar de ponerse con las cosas que plantean, con las cosas de género, con lo que tiene que ver con la tribuna, con lo que tiene que ver con lo institucional, con lo que tiene que ver a nivel deportes amateurs y profesionales, se está dando una revolución donde todos los compañeros y las compañeras un poco también nos seguimos equivocando en las cuestiones de género, pero a la vez vamos aprendiendo día a día. Como decía Nuri, no es de un día para el otro, estamos aprendiendo un montón, nos están pasando el trapo en estas cuestiones, estamos aprendiendo todos los días, estamos aprendiendo a convivir con algo que creíamos que era nuestro culturalmente pero vemos que las mujeres se asoman por sí solas, y digo esto para darle paso a lo que pasa un poco en el club. Hoy en el club hay 3 listas presentadas y hay 4 mujeres sobre 90 cargos de Comisión Directiva. Esto es un poco lo que nos está trabando de cara a la mayoría de las socias del club, donde todavía está el concepto de “este dirigente reconocido nos da el lugar para que nosotras hagamos”. y las compañeras bien avispadas les tratan de explicar que el lugar no se lo están dando, el lugar se lo están ganando ellas, porque aparte de que al dirigente no le queda otra que dejar levantar la cabeza a las mujeres, las mujeres están haciendo un cambio cultural. Más allá de las agrupaciones de Boca, en la calle, en la vida, en todo ámbito, en el trabajo, las mujeres están asomando la cabeza solas, por eso es que los dirigentes, un poco rezongando, no les queda otra que ceder en ese sentido pero todavía hay muchísimo por cambiar. Nuri decía lo de la edad, yo creo que es muy difícil discutir algunas cosas con gente grande que es la que hoy decide un poco la política en Boca, por eso creo que también hay 4 mujeres de 90 en la CD. 

Kevin: Creo que hay un paso muy importante que ya se dio, que es que en lo discursivo, lo crean o no como dice Mati, ya dicen que es importante la participación de la mujer y demás, pero hay otro paso que en San Lorenzo dieron y en los otros clubes no se trasladó en números. En San Lorenzo llegaron a modificar el tema del cupo y lo implementaron, y creo que es necesario, hay mucha gente que no lo entiende y dice “si se tiene que dar, se da” pero en los hechos está que si no lo obligas, por lo menos al principio, hasta que se dé no se da, porque creo que la mayoría de la gente da un discurso y después cuando lo implementamos lamentablemente va para otro lado. También por una cuestión de tradición y de costumbres, históricamente lo ocupan los hombres los lugares y entonces esos mismos hombres a la hora de un cierre de listas te dicen “yo quiero estar”, y por ahí las compañeras las que te dicen “quiero estar” las podes meter o se incorporan a la lista, pero una que lo merece y no te lo pidió no, porque otro hombre sí te lo pidió. 

Yo creo particularmente que es necesario el cupo para poder trasladar ese discurso verdaderamente a la realidad e ir generandolo en el tiempo. 

Después particularmente me atravesó por completo, ayer leía a Pili de Talleres que puso que a principios de año cuando empezó a seguir al fútbol femenino no le daba la misma sensación que al masculino y a mí me pasó. En Argentinos también formo parte de un medio partidario, y estamos transmitiendo los partidos de fútbol femenino, pero creo que hasta el décimo partido yo miraba los partidos más por una convicción racional, de que hay que acompañar porque hay que acompañar, porque es el fútbol femenino, pero uno no lo sentía, y de repente con el paso del tiempo me vi gritando los goles, sufriendo el partido, poniéndome de mal humor porque este partido lo merecimos ganar y no se pudo ganar. Creo que eso esta buenísimo y ojalá que en este tiempo más allá de que no se haya trasladado en la lista en cantidad de lugares podamos hacer ese laburo de ir cambiando y deconstruyendo un poco todo eso y que a futuro se pueda dar naturalmente o no, pero que se dé de alguna manera.

Sebastián Tafuro

Publicado en La pelota siempre al 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s