Nunca bajó los brazos

En el día del trabajador, traemos una historia de mucho laburo: la de Lucas Chaves, hoy arquero de Argentinos Juniors. Reconocido por ser buen tiempista para salir a cortar y por ser siempre una opción de juego. Un perfil por Gonzalo Bressan Otegui.

El nueve de diciembre de 2010 Daniel Alberto Passarella asumió como presidente de River Plate, entre las primeras decisiones que tomó una de las más significativas fue evaluar a los chicos de inferiores durante un mes. El equipo de coordinadores decidió que Lucas Chaves de 14 años, desde los 7 en el club, donde comió y fue a la escuela, quedara libre. El arquero sintió que se le venía el mundo abajo, pero su padre habló con un contacto de Argentinos Juniors y le consiguió una prueba.

En su llegada a Semillero del Mundo, Lucas tuvo que pelear el puesto con cinco arqueros, pero de a poco y sin bajar los brazos consiguió ser titular. Con esos mismos brazos que apretó a su padre en agradecimiento luego de enterarse que iba a hacer su primera pretemporada con el plantel principal. Con los mismos brazos que atajó en su debut contra Boca Unidos con Heinze como entrenador.

Fue poco lo que le tocó jugar en la B Nacional. Tuvo que esperar el ascenso de Argentinos a Primera División, y que Maximiliano Cavallotti, arquero titular, no tenga un buen arranque en las dos primeras fechas. Por eso el nacido en el Barrio Ejercito de los Andes debutó en la máxima categoría en la tercera fecha de la Superliga 2017, frente a River en el Monumental. Tuvo una actuación sobresaliente, lo que le hizo ganarse la titularidad, con la cual volvió once meses más tarde, para ser nuevamente figura en el cero a cero frente al equipo de Gallardo.

Pero fue en la última Superliga donde sus rendimientos llevaron al Bicho a lo más del torneo. En las formaciones tácticas no se menciona al arquero. Tantos defensores, tantos mediocampistas, tantos delanteros. Pero Pochi no lo entiende así. ‘’Trato de ser una variante más y ayudar al equipo cortando jugadas’’, explicó Lucas, quien es un jugador mas. Sale a cortar y no falla. Sale a jugar y se vuelve una opción más. Junto a Esteban Andrada y a Alan Aguerre, fueron de los arqueros con más aciertos en pases largos en el campeonato.

Pero no solo se destacó en las salidas. Debajo de los tres palos fue uno de los mejores del torneo. Después de Lucas Hoyos fue el arquero que mas pelotas paró en la Superliga, y gracias a una defensa solida fue el cuarto arquero que menos goles recibió en las 23 fechas. River lo dejó libre, pero se fue a pelear un lugar en Argentinos. Schurrer lo subió al primer plantel, Caruso Lombardi lo bajó. Con Heinze debutó, pero fue poco lo que jugó. En primera visitó dos veces el Monumental y en ambas fue figura. Una carrera en ascenso que lo muestra hoy como uno de los mejores arqueros del futbol argentino. El chico que juega bien con los pies, pero que nunca bajo los brazos.

Gonzalo Bressan Otegui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s