Hoy hace cinco años del paso a la inmortalidad de Muhammad Alí. En el Salón de Lectura Deportiva te traemos la biografía Rey del mundo: Muhammad Alí y el nacimiento de un héroe americano, de David Remnick. Escribe Diego Maximiliano Huertas.

Autor: Remnick David

Título: Rey del mundoMuhammad Alí y el nacimiento de un héroe americano.

Editorial: De Bolsillo

Lugar de edición: España

Año de edición: 1998 es su primera edición en inglés (King of the world : Muhammad Ali and the rise of an American hero). 2010 es la primera edición en español. 

Número de páginas: 336 páginas

Categoría de lectura: Es una biografía que cruza el ensayo y también contiene mucho de historia deportiva. Se lee de forma accesible y hasta puedo agregar que lo vas a querer leer de un tirón. 

Precio en librerías: En la web se puede conseguir por$ 4.949 o por $ 4.810. Es una moneda menos, eso hay que decirlo. Lo factible, y ésta es una intuición, es que por el momento no esté editado en el país o ha quedado descatalogado, lo cual conseguirlo es casi imposible. Fue editado en España y es por eso su precio ya que está pensado en Euros. Pero que no te palpite el corazón porque lo dejamos en PDF para que lo puedas descargar y leer de la forma que más te guste. Si lo ves y podés, cómpralo, porque es un libro brillante que cuenta  la vida deportiva de Alí y todo el contexto que lo rodeó en cada una de sus peleas.

«Me metí en el boxeo porque me pareció el modo más rápido en que un negro podía abrirse camino, en este país. La escuela no se me daba especialmente bien, tampoco podía jugar al baloncesto o al béisbol, porque para eso hay que ir a la universidad y aprobar exámenes y sacarse un montón de títulos. Un boxeador todo lo que tiene que hacer es ir al gimnasio, dar unos cuantos saltos, hacerse profesional, ganar un título y antes de darse cuenta ya está colocado. Si es lo bastante bueno, sacará más dinero que cualquier jugador de baloncesto o béisbol en toda su vida…» «Me di cuenta de que no había futuro yendo al instituto, ni siquiera a la universidad. No había futuro porque conocía a demasiados que lo habían intentado y ahí estaban, tirados por los rincones. Un boxeador tiene algo que hacer todos los días. Ir al gimnasio, ponerse los guantes, boxear… En las calles, en cambio, no había nada que hacer. Los chicos se tiraban piedras y se pasaban la noche entera a la luz de las farolas, entrando y saliendo de bares de mala muerte, fumando y quitándose las botellas unos a otros. Nada que hacer. Lo intenté un poco, en algún momento, pero lo único que de veras podía hacer era boxear.»

Muhammad Alí

Hacía cinco años exactamente nos dejaba físicamente uno de los deportistas más brillantes que ha dejado el boxeo mundial. ¿Se fue sólo un boxeador que dejó una marca imborrable en el mundo del deporte? ¿Se fue Alí el boxeador o se fueron más hombres en ese cuerpo que había nacido para ser inmortal? Quizá nos acerquemos a la respuesta en esta nota, quizá el gran libro que ha escrito David Remnick, un periodista estadounidense que en 1994 se alzó con el premio Pulitzer, pueda darnos varias pistas no solo para poder transitar la vida de Alí en forma cómoda, sino entender el porqué de ese hombre que no quiso y no se calló nunca la boca, en un país donde en las calles se repartían mordazas para afroamericanos. Remnick dejó gran parte de sus horas, meses y años de vida escribiendo esto que hoy les ofrecemos: Rey del mundo Muhammad Alí y el nacimiento de un héroe americano. Un libro que se lee con la pasión de estar frente a uno de los grandes relatos de la literatura deportiva pero también frente a uno de los grandes hombres que dio el siglo XX.

¿Alí fue un héroe?

Lo fue, salió al mundo sin pedir permiso, recorrió de chico esas calles llenas de pobreza y olvido que en cada esquina, en cada local, en cualquier parte, se encontraba la discriminación “racial” esperándolo. El laberinto tenía todas las puertas cerradas cuando caminaba Alí, pero él supo crear las salidas, supo hacerse camino entre barro y piedra, la tormenta y un sol que otros decían que no estaba destinado para él ni los suyos.

Alí fue un héroe de la humanidad, trascendió las fronteras porque no fue sólo un boxeador, encasillarlo en ese deporte es olvidarse de toda esa obra inmensa que dejó y que hasta el día de hoy sigue vigente. Adonde hay una injusticia, Alí también nos está cuidando de ella. Nada fue fácil para Casius, el nombre de esclavo que le había tocado, como él muchas veces dijo, ir a la secundaria significaba un progreso pero que sólo le permitiría andar por ciertos lugares:

“Había «tiendas blancas» y «tiendas negras», «parques blancos» y «parques negros». En casi todos los grandes cines de la ciudad, como el Savoy, los blancos ocupaban las butacas y los negros el gallinero. Los demás cines —Loew’s, el Mary Anderson, el Brown, el Strand, el Kentucky— eran sólo para blancos, y el Lyric, para negros. En los transportes públicos, los blancos se sentaban delante y los negros detrás. El parque Chickasaw era negro, el parque Shawnee era mixto, todos los demás eran blancos. «Así es como vivíamos», cuenta Beverly Edwards, compañera de clase de Cassius.”

En ese país llamado “la tierra de las oportunidades” todo estaba dividido, había oportunidades, y muchas, para los blancos, para los afroamericanos quedaban los restos. En estos tiempos se llama la “teoría del derrame”, se supone que lo que cae al suelo lo tenés que agarrar y no te estés quejando de que las cosas te faltan porque eso es inapropiado.

Fueron días muy difíciles para el joven Clay, se debía sentar en la parte de atrás del colectivo, debía estar siempre a un costado mirando la realidad como pasaba mientras otros la vivían:

“A través de una especie de velo llegaba yo a percibir la ciudad prohibida, la Louisville donde vivían los blancos. Era la Louisville de los hoteles céntricos, el patio de butacas de los grandes cines, los institutos cuyo nombre aparecía en los periódicos, los recintos inaccesibles junto a los cuales pasaba a veces —los restaurantes para blancos y los clubes de campo—, la parte de dentro de los bancos y, claro, el santuario interior de las oficinas, a las que no tenía acceso más que como humilde cliente o guardia servil. A este lado del velo, donde yo estaba, todo era negro: las casas, la gente, las iglesias, las escuelas, el parque negro con policía negra… Me constaba que había dos Louisville y también dos Estados Unidos de Norteamérica. Y sabía perfectamente cuál de los dos países era el mío. Sabía qué cosas no debía hacer, a qué honores no debía aspirar, a qué personas no debía dirigirles la palabra, incluso qué pensamientos no debía jamás albergar en mi mente. Yo era un negro»

Lo brillante del libro escrito por David Remnick es que es una mezcla de biografía, ensayo e historia deportiva. Los primeros capítulos están destinados a acercar el lector/a cómo era el mundo antes de la llegada de Alí. ¿Cómo era el boxeo, su mundo y su gente antes de la llegada del futuro gran campeón? Toda la primera parte está dedicada a responder este interrogante, ayuda a quien lee las páginas a poder vislumbrar cómo era todo antes de que el mundo conociera a esa persona que hace cinco años nos dejó para habitar la inmortalidad. Todo el libro vale la pena ser leído, es un diamante que brilla en cada página, pero si alguien quiere saber cómo funcionaba el boxeo antes de la llegada de Cassius Clay en esa parte que he mencionado tiene una información muy valiosa. Breve historia del boxeo antes de Cassius Clay se podría llamar.   

La segunda parte del libro arranca como una especie de biografía con el clásico “Cassius Clay nació el 17 de enero de 1942” pero no se queda sólo en eso. Desde este punto al cual hago referencia hasta que termine el libro habrá material muy valioso ya sea con el aporte de la gente que estuvo al lado de él o con la que peleó. Volverá la historia pero esta vez de la mano de la política ya que el contexto que va a rodear a Alí es histórico a cada momento. Cada segundo que pasa un gran párrafo de la historia se está escribiendo: mafia y boxeo, Vietnam, los casinos y su lujoso Las Vegas que se abre como un nuevo escenario para el boxeo, Malcolm X, Martin Luther King, Los Beatles a quien Muhammad Alí pudo conocer:

“—Hola, Beatles —dijo Cassius Clay—. Tendríamos que hacer una gira juntos. Nos haríamos ricos.

Los fotógrafos colocaron a los Beatles en el ring, hombro con hombro, y Clay amagó un falso golpe, como para tumbarlos a todos: el golpe dominó.

—No son tan estúpidos como parecen —dijo Clay.

—Nosotros, no. Tú, en cambio, sí —contestó Lennon.”

Los `60 traían a cada año una revolución y Alí estaba escribiendo una parte de esa gran revolución que los `60 iban a ser.

El libro contiene muy buena información de todos lados. Cada voz que brindó su relato aporta a engrandecer aún más la figura no sólo del boxeador sino de la persona que  se tuvo que calzar los guantes para darle pelea a la vida. No se pueden decir que están todos los que estuvieron al lado del gran boxeador pero si se puede comentar al respecto que David Remnick puso todo lo que había salido a buscar y encontró. Si en algo abunda el libro es en testimonios, también acompañan algunas fotografías que aportan una data valiosa. Está ahí Alí, en cada párrafo, en cada imagen.

Pero supongamos que no tenés ni idea de quién fue Alí, supongamos eso por un instante. Bueno, esta es la oportunidad que se te presenta para enterarte de una de las personalidades más impactantes que tuvo este globo en el que vivimos. En Rey del mundo las letras van a empezar a dibujar esa gran figura que fue y todo ese brillo que dejó a su paso y también el después.  Porque si algo sucedió con Alí es que había nacido para trascender, para lanzar su voz al viento, para estampar su firma dentro de la historia mundial. El autor que te traemos bien lo expresa en sus páginas:

“Alí es un mito norteamericano que significa muchas cosas distintas para muchas personas: un símbolo de fe, un símbolo de convicción y desafío, un símbolo de hermosura y talento y valor, un símbolo de orgullo racial, de agudeza y de amor”.

Muhammad Alí después de nockear a Sonny Liston en 1965

Ahora supongamos que sabés un montón de Alí. Supongámoslo. Bueno, te comento que de la pelea con Ringo Bonavena no hay nada, nadita, ni una línea. El púgil argentino no aparece en las páginas, por ahí sentís que te estoy spoileando el libro, o una parte, pero bueno, no te puedo mentir. Nuestro Ringo no aparece. Igualmente la gente de Filo News, que para mi gusto tiene algunos muy buenos contenidos, hizo un informe sobre ese encuentro y lo estrenó esta semana, te vamos a dejar el link para que lo veas porque vale la pena hacerlo. Regresando al libro, sí hay un montón de otras cosas que valen la pena leer como el conflicto con Vietnam, el cambio de nombre en donde adoptó y abrazó una nueva religión y hay un aporte interesante en cuanto a estas datas que te estoy mencionando. Hay mucho, porque Alí vivió cada segundo como una vida eterna.

Si te tengo que dar un consejo te debo decir que agarres este libro y lo leas, no es un libro más acerca de boxeo, no lo es. Vas a sentir que la lectura te lleva a cada instante y que junto con las letras vas a ir viajando a ese mundo que le toco a Alí. Un mundo difícil pero con la maestría que tuvo lo pudo sortear y como lo hizo Remnick David lo dejó escrito.

Antes de que termine el round quiero comentarte que el libro te lo vamos a dejar en PDF porque, como ya he dicho al inicio de la nota, es posible que no lo encuentres. Si pasa que te lo cruzas en algún estante de alguna librería ni lo dudes, lo que sí no sé a qué precio lo podrás conseguir, eso no te lo puedo asegurar.  

Por lo pronto te lo dejamos para que le des una hojeada, lo leas de la forma que más quieras, ya sea en la compu, celu, Tablet, donde vos más quieras. Está acá para compartir. Y también quiero decir que hemos mejorado el PDF original ya que no era de la mejor calidad con la que uno se encuentra, hicimos una versión remasterizada que está lista para imprimir, porque lo preparamos listo para imprimir, debo decirlo. ¿Cómo fue la remasterización digital? Te comento: Los márgenes (superior, inferior, derecho e izquierdo) están a 2 cm,  la letra es Book Antiqua y el tamaño de fuente es 14, para que lo leas con total comodidad. Y como si esto fuera poco el interlineado es de 1. 5, lo que hace una linda edición que está acompañada con notas al pié de página (el original las traía al final).

Otro regalo que dejamos para homenajear a este grande es el documental Yo soy Alí (“I Am Alí”) del año 2014,  hecho por la directora Clare Lewins. Está realizado con una mirada diferente acerca del boxeador ya que encara al hombre de familia. También vas a encontrar momentos que se relatan en el libro. Su duración es de 111 minutos y cada escena aporta lo suyo. Muy bien filmado y con un material de archivo impecable hacen de este film una joya imperdible.

Acá está el trailer

No tiene subtítulos en español el trailer, pero por lo menos podés mirar para ver de qué se trata.

Acá podés bajar la película:

 01  https://www.mediafire.com/file/wm3wrfkfioqvzqt/Yo+soy+Ali+(2014).part1.rar/file

02 https://www.mediafire.com/file/ge2m7u3xmpazqhd/Yo+soy+Ali+(2014).part2.rar/file

03 https://www.mediafire.com/file/34jwtyz89e3k2p2/Yo+soy+Ali+(2014).part3.rar/file

04 https://www.mediafire.com/file/3118nwtgpz5o11c/Yo+soy+Ali+(2014).part4.rar/file

05 https://www.mediafire.com/file/1f71unif39rp5c4/Yo+soy+Ali+(2014).part5.rar/file

Está en 720p, Hd. Para poder mirarla tenés que bajar cada uno de los archivos. Si no lo bajás todos no la vas a poder ver. Está con lo subtítulos en español para agregar. Cualquier cosa que te pierdas nos chiflás y te ayudamos.

La última perla. La gente de Filo News, como ya te dije, hizo un informe ¡Bonavena – Alí” titulado ¿Por qué Ringo Bonavena no le ganó a Muhammad Ali, la LEYENDA dentro y fuera del boxeo?, conducido nada más ni menos que por Lola Mir.

Acá está el link para poder verlo

Esperamos que disfruten lo que dejamos acerca de un hombre único, de un brillo que se esparció en el ring, sacudió los destinos de la historia y se entregó a esa eternidad a la cual estaba destinado.

Salud la barra muchaches.   

Diego Maximiliano Huertas

Twitter: @AcuaticoSubte

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $200.

También te podés anotar en Pase al Pie, nuestro newsletter semanal completando este formulario:

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s