Adam Hlozek es la principal promesa del fútbol checo. Con 19 años forma parte del plantel que disputa la Eurocopa. Su destino parece estar en un grande. Delantero potente y goleador. Escribe Juan Stanisci.

Casas bajas con techos de tejas naranjas. Montañas de fondo. Tres ríos que confluyen a las puertas de la ciudad. A 20 kilómetros de Brno, lugar de nacimiento del escritor Milan Kundera, se encuentra Ivancice. Una ciudad de diez mil habitantes, poblada más que nada por productores de vino, y es la cuna de Adam Hlozek.

Cuando tenía dos años la generación dorada de la historia moderna del fútbol checo alcanzó las semifinales de la Euro 2004. En 2006 disputaron por primera vez un mundial bajo la denominación de República Checa. Era la generación de Petr Cech, Pavel Nedved, Milan Baros, Thomas Rosicky y Marek Jankulovski.

El joven Hlozek es la gran promesa del fútbol checo. Con 19 años debutó en la Eurocopa en la victoria por 2 a 0 contra Escocia. Mide un metro ochenta y ocho centímetros, pero es rápido, gambeteador, potente y con mucho gol.

En el disco Vinagre y Rosas, Joaquín Sabina tiene una canción dedicada a Praga. Ciudad de Franz Kafka y la eterna primavera que se reveló ante el totalitarismo soviético. “Vine a Praga a romper esta canción”, canta Sabina. Hlozek llegó a Praga de adolescente a romper redes.

Debutó con la camiseta del Sparta Praga a los 16 años, siendo el jugador más joven en hacerlo. En la temporada pasada hizo quince goles en diecinueve partidos. Estuvo cinco meses lesionado pero igualmente terminó como máximo goleador de la liga checa.

Lo buscan de Inglaterra, los rumores dicen Liverpool y West Ham, pero su objetivo actual es consolidarse como titular de su selección y pasar a octavos de final (con 4 puntos, es muy probable que esto suceda). Para alcanzar la próxima fase, deberán enfrentar primer justamente a Inglaterra, el candidato del grupo.

“Vine a Praga a fundar una ciudad”, canta Sabina en otra parte de la canción. El objetivo de Hlozek no es tan ambicioso, pero no por eso menos épico. En sus botines está la refundación del fútbol checo. Y, quién te dice, un futuro plagado de goles y gambetas que ilusione a un país.

Juan Stanisci

Twitter: @juanstanisci

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $200.

También te podés anotar en Pase al Pie, nuestro newsletter semanal:

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s