Conversaciones con la copa del mundo. Un poco de ciencia ficción pensando en Qatar. Escribe Lucas Jiménez.

¿Cómo estás? El tiempo no te hizo peor que a mí. Seguís igual. Brillando como un sol. Es muy loco pero acá soñamos con vos en este día y cada día. Sabes que siempre pienso por qué generas tanto. Cada nota a un jugador de la Selección Argentina deriva en la pregunta que te incluye sobre qué pasaría si el 10 vestido de celeste y blanco te levanta en diciembre. Rodrigo De Paul tan verborrágico siempre, ante esa pregunta hizo unos segundos de silencio y sonriendo dijo que sería un sueño.

Es que sos eso para nosotros. Sos un sueño que nos deja mudos. Más todavía a la generación nacida después del 86 que solo vivimos ese momento como si estuvierámos viendo una película. Nunca lo vivimos. Estuvimos cerca, vos sabes. De la platea más alta lo viste a Neuer quedarse clavado ante el remate de Messi, a Palacio definiendo por arriba y Gotze enterrando nuestras ilusiones. Por suerte no para siempre, porque cuando parecía que el futuro era desierto puro, resurgimos. Es algo cíclico que tenemos de pegarle palos al que está en el piso, hasta que aparezca un cuerpo técnico que reconstruya sobre las ruinas.

La suerte tiene que ayudar también, obvio. Pero hay razones detrás del equipo que presentaremos en el mundial de fin de año. Si la suerte y las razones se juntan a bailar para el mismo lado, capaz veas a La Scaloneta en vivo. Rock and Roll y fiebre, ya vas a ver. Viste de Jogging y ropa de AFA nuestro DT. ADN Selección. Un grupo hermoso capitaneado por El Loco de Ezeiza, Lionel Messi.

Decís que esto no tiene sentido

Vos estas ahí apoyada y fija observando todo pero no tenes ni idea lo que generas. Seguramente en todo el mundo, pero acá la vida empieza a pasar a un segundo plano. Te comento cómo serán nuestros próximos días. El viernes veremos el sorteo donde nos agarre la rutina. Gente que hace home office ya está arreglando para juntarse a verlo como si fuera un sorteo. Padres y madres tratarán de acomodarse para verlo. En las vidrieras de las casas de electrodomésticos los y las caminantes frenaran a verte. Conversarán con el de al lado como si fuera un programa de debate de canal deportivo. De repente cuando apareces vos cualquier persona de la nada ya sabe si Camerún es chivo, cómo defiende Irán y los delanteros que tiene Suiza.

 ¿Cómo no es feriado internacional el viernes? No lo sabemos. Pero te sigo contando. El sábado ya con los grupos sorteados iremos a nuestra carnicería de cabecera a buscar el fixture. Seguramente todavía no lo tenga, pero ya le metemos presión para que, a más tardar, el lunes nos lo entregue después de comprarle un kilo de milanesas de pollo. La carne está carísima por acá. Pero ese es otro tema que vos seguro ni vas a entender.

Después del finde, donde hablaremos con cada persona que crucemos sobre el sorteo, vuelve la semana laboral. El lunes nos coqueteará en la cabeza la idea de renunciar a nuestros trabajos para ir Qatar. Cuando nos demos cuenta que es una locura ya será martes y como opción B comenzaremos a ver televisores más grandes que el que tenemos. Ese flash durará unos días hasta que caigamos en la cuenta que tenemos la tarjeta al límite. Nos convenceremos diciendo que en el que tenemos vimos la última Copa América ganada en Brasil y por cábala, hay que mantenerlo.

Después nos olvidaremos que existís porque no podríamos seguir viviendo con esta caravana de ansiedad. Tenemos que distraer la cabeza hasta junio que tenemos una final en Wembley contra Italia. ¿Qué me contas? No la sabías esa. Qué vas a saber si estas re dura adentro de una vitrina. Ni de paseo te sacan. Pero sí vamos a jugar la Copa Euro Americana, o como se llame. Una onda la Rey Fahd que le ganamos a Dinamarca con Diego en Mar del Plata en el 93.

Ah de paso te cuento, Italia no va al mundial. Una lástima pero no clasificó. Mejor, un candidato menos. Ah sí, este año vamos con pretensiones de candidatos. No somos los caramelos sueltos de Rusia 2018. Hoy somos un paquete de Halls de menta cerrado. Pica, refresca y rinde. Ojalá lo pruebes.

Como un borracho necesita un bar

Unas ganas de verte tenemos todos acá. Es muy loco ya soñarte otra vez y viajar solo a eso. Porque para llegar a verte en el partido final, primero hay que pasar otros seis duelos bravísimos. Claro, eso vos no lo ves. Apareces directo para lo importante vos. Sos la estrella que cierra el festival.

Cómo será ganarte. ¿Qué será de la vida después de eso? Capaz sea lo mismo. Que se yo. ¿Aguantará nuestro cuerpo tanta felicidad? ¿Cuánto durará el llanto de alegría? Estoy seguro que no es lo mismo salir campeón del mundo de una, que lograrlo habiendo perdido una final. Estamos hechos de las cicatrices que tenemos en nuestros cuerpos. Nos definen la mirada. En la tierra del tango, la nostalgia nos atraviesa.

Si te veo en diciembre seguramente caiga medio ojeroso, sin dormir. Alguna gente rezará, medio al pedo la verdad. El Profe Córdoba cuando era técnico vio a un jugador suyo rezar en voz alta y le dijo “mira que en el otro vestuario le están pidiendo al mismo Dios que vos eh”.

Hay que convencerte con algo único. Por eso vamos a estar mirando  al cielo buscando alguna nube que se parezca a un gordo de rulitos. Después habrá un partido que hay que ganar. Lo decimos como si fuera fácil. No sé cómo será eso de ganar una final del mundo. Todo esto es ciencia ficción. Una fantasía que le ganó a la realidad. Siento que estamos viviendo apostando todo nuestro año en vos. Igual de otros países te deben estar diciendo y pidiendo cosas parecidas. Seguramente no con nuestro nivel de locura.

Vos decís que me porto como un chico. Pero nadie te ama como yo. No sé por qué. Grupo Aventura diría que no es amor, lo que sientes se llama obsesión. Ni idea quien nos metió este sueño loco en la cabeza. Sí identifico que la ilusión tiene nombres propios concretos. Lionel, Rodrigo, Leandro, Nicolás, Ángel, Emiliano, etcétera.

Bueno che, te voy dejando que seguro te tienen que lustrar para el sorteo. Si los ves al Kuni Agüero decile que lo queremos mucho. Ojalá en diciembre nos reencontremos. Te voy a estar imaginando como un ciego. Solita, hermosa y distante al lado de un pelado de traje. No sabes lo que te necesitamos, no te lo imaginas. ¿O sí?

Lucas Jiménez

Twitter: @lucasjimenez88

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $300.

2 Comments

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s