Cuando Lionel Messi jugaba en la escuelita de Newell´s recibía un alfajor por cada gol que metía. El técnico Carlos Marconi detectó que su debilidad eran los triples y entonces encontró la zanahoria para transformar a un nene en una bestia del gol.

Pasó a meter de a 4 por partido. Si metía uno de cabeza, el premio eran dos alfajores y cada vez que lo hacía, mostraba los dedos en V de cara al DT.

Apenas terminaba el partido iba al buffet a recibir sus premios. Primero contaba cuantos tenía y luego miraba hacia atrás, porque llevaba con él a todos sus compañeros.

Repartía un alfajor para cada uno, a veces él se quedaba sin el suyo. El técnico al ver ese gesto, lo llamaba y le daba uno más, “no por buen jugador sino por buena persona”.

Una vez Seba Domínguez le mostró una foto de aquellos años y Messi recordaba qué era de la vida de cada uno de esos compañeros con detalles, tal estudia abogacía y todavía no se recibió, tal ascendió con Central Córdoba.

En su primer torneo en la Selección en el Sudamericano Sub 20 2005 de Colombia, a los pocos periodistas argentinos que fueron a cubrir les habían dicho que si lograban sacarle una palabra a Lionel les daban un premio porque todavía no le conocían la voz.

Finalmente el rosarino pegó onda con algunos periodistas que concentraban en el mismo hotel que ellos. Cuentan que medio de contrabando le hacían llegar algunos alfajores. Así el Leo de 17 años se sentía todavía el nene de Rosario.

Tuvo que dejar los alfajores. Cuando habla de sus últimos partidos, no puedo dejar de pensar en las ganas que tiene de volver a meter goles por alfajores. Mientras tanto, después de mucho tiempo obtuvo el reconocimiento en su tierra. Ya no es el secreto mejor guardado del kiosco de barrio, ni algo que genere debate.

Forma parte de nuestras vidas. Es un alfajor, dorado, triple, sonriente, con muchas capas. Listo para cortarlo en partes y repartirlo entre sus compañeros. Esos que dicen que es su bandera. Esos que tratarán de hacer del mundo un lugar más justo el próximo 18 de diciembre.

Lucas Jiménez
Twitter: @lucasjimenez88

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $500.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s