Hay veces que la actitud no es todo. Desde ayer a las 21:30 se repite hasta el hartazgo que a Boca le faltaron ganas. Pero no siempre se pierde esta clase de partidos por cuestiones actitudinales. Hay veces que, simplemente, el rival te pasa por arriba. Escribe Juan Stanisci.

Cuando el equipo que está en frente te gana táctica, individual y futbolísticamente, por más pierna fuerte que se ponga, va a ser muy difícil ganar el partido. Es cierto que Boca nunca tomó la iniciativa en toda la serie. Con el resultado consumado, podemos decir que Boca debería haber arriesgado más en la ida. Pero hasta antes del partido de ayer, el cero a cero en la Bombonera era un buen resultado porque haciendo un gol en Vila Belmiro las chances de Santos se complicaban.

En el aspecto táctico, Cuca planteó dos partidos muy parecidos. Emparejar todas las zonas de la cancha. Marcar al hombre, desde Jara y Fabra hasta Salvio y Villa. A excepción de Tévez en un par de ocasiones, Boca nunca tuvo respuestas para este planteo. Ni Villa, ni Salvio, ni el Pulpo González, ni Capaldo, ni Fabra, supieron como liberarse de su marca en ningún momento. Ni al espacio, ni desde la gambeta.

La diferencia entre los dos partidos de Santos fue el lugar de presión. En la ida, Boca podía llegar con pelota dominada hasta el campo de Santos. Ahí el peixe buscaba recuperar y salir rápido hacia los espacios que podían dejar las subidas de Jara y Fabra. En la vuelta la presión fue en la mitad de la cancha. Así llegaron el segundo y el tercer gol de Santos. Si bien las resoluciones fueron magistrales en ambos goles, las jugadas se rompen ante la presión del equipo brasileño. Los futbolistas de Boca recibían de espalda, eran anticipados y Santos salía con el rival retrocediendo y mucho campo.

La sobrevaloración de la actitud

Si nos detenemos en los rendimientos individuales, vamos a encontrar un segundo motivo de la victoria de Santos. A excepción de los centrales, Lucas Veríssimo y Luan Peres en Santos contra Lisandro López e Izquierdoz en Boca, todos los jugadores brasileños fueron superiores. Se le puede caer a la dupla xeneize por el primer gol, pero veamos la jugada.

En el primer gol Diego Pituca, una de las figuras de la serie, rompió líneas. Abrió muy bien para Soteldo, pero no se quedó ahí. Fue a buscar como nueve. El remate de Soteldo da en la mano de López. No creo que haya sido falta de reacción por creer que el árbitro iba a cobrar mano. Ni López ni Izquierdoz supieron donde estaba la pelota. Cuando alguien remata desde casi el área chica, el defensor tiende instintivamente a darse vuelta. Cuando la pelota rebota en la mano de López, los dos defensores están tratando de reacomodarse y saber donde fue a parar la pelota. El único que sabía dónde había pegado era López, por lo cual Izquierdoz podía creer que la pelota había ido a cualquier parte. El que sí tenía la jugada de frente era Pituca. Y tuvo una reacción excelente. 1 a 0.

Por las posiciones podemos comparar a Pituca con el Pulpo González. Evidentemente el ex Racing y Lanús no estaba al 100%. Se lo notó falto de ritmo física y futbolísticamente. Era el encargado de romper. Como lo hizo Pituca en el primer gol. Nunca pudo hacerlo. Tampoco pudo hacerse eje del juego cuando Santos le cedió la pelota a Boca. Primera comparación: la diferencia es muy grande.

El segundo y tercer gol, más allá de las recuperaciones vienen de dos grandes jugadas de Soteldo, el jugador más peligroso de la serie, y de Marinho. Si los ponemos en espejo con Villa y Salvio, quizás tengamos un atisbo de respuesta al resultado global. Ni hablar si a eso le sumamos a Caio Jorge y a Soldano. No es la idea hacer una cacería, sino de plantear punto por punto porque el partido terminó como terminó. Llevamos más de medio equipo comparado y las diferencias son abismales.

La única comparación que no parece viable es la de Lucas Braga con Tévez. Carlos fue el mejor de Boca en la Copa por amplia diferencia. Fueron los únicos dos jugadores que no tuvieron funciones similares. Braga de a ratos era un tercer volante y de a ratos llegaba abierto por izquierda para que Soteldo se cerrara. Tévez fue el mejor lector del juego xeneize. Entendió cuando había que acelerar, cuando mover la pelota o cuando retroceder. Ayer se lo vio falto de compañía. Cuestión que llegó al extremo cuando, faltando pocos minutos, fue a marcar como lateral izquierdo y se quedó ahí tratando de recuperar la pelota contra dos jugadores de Santos.

Fabra y Jara nunca fueron opción en ataque. Soltedo y Marinho los volvieron locos durante toda la noche de San Pablo. Pará, el lateral derecho de Santos, supo pasar al ataque y estar bien parado para marcar a Villa. Cuando el lateral derecho iba, Alison siempre estaba para hacer el relevo. Lo mismo Felipe con Salvio. Si el ex Lanús, Atlético Madrid y Benfica se cerraba, Felipe iba con él. Y si Alison cortaba en la mitad de cancha y se movía bien para relevar, Campuzano nunca le encontró la vuelta al partido.

La actitud puede ser un factor. Pero Boca ayer siguió buscando. Exigió a Joao Paulo. Capaldo corrió, metió. Tévez retrocedió. La diferencia fue futbolística.

¿Y Cardona? ¿Y la moto?

A Boca le faltó un plan B. Siempre jugó al tranquito. Cuando hubo que acelerar Santos tenía caja de quinta y Boca palanca al volante. Son maneras de jugar. El tema es que si uno decide jugar a esa velocidad, Cardona no se puede quedar en el banco. Pero no con el partido 3 a 0. Con la serie sin comenzar. Los mejores momentos de Boca, a excepción del partido con Racing, fueron con Cardona en cancha. Cuando los partidos se encausaban en el ritmo ochentoso de Cardona, Boca manejaba todo. Eso se vio con Inter en Brasil y en el segundo tiempo con Santos en La Bombonera.

Pero sucedió lo que siempre pasa. Cuando el talentoso, el enganche, ese que parece un poco displicente a veces, tiene un mal partido, el destino es el banco de suplentes. Cuando un wing pierde todas las gambetas y no retrocede, no. Cuando un delantero no hace goles o directamente no le conoce la cara arquero rival, tampoco. Hubo varios rendimientos a lo largo de la Copa, iguales o inferiores que el de Cardona. El colombiano dejó de ser titular después de los partidos contra Inter de local y Racing de visitante, en ambos jugó casi de segundo delantero. Es como lo hubieran sacado a Salvio por no rendir de nueve o a Fabra por jugar mal de volante.

Si vamos puntualmente al partido de ayer, el momento donde debería haber entrado, coincidió con la expulsión de Fabra. Russo había priorizado mantener el mismo juego, pero con piernas frescas. Seguir buscando en la velocidad de Salvio o Villa, tratando de forzar algún mano a mano contra los laterales. Quizás podría haber ingresado delante de Campuzano, en lugar de Capaldo. Como con Independiente y Santos en la ida. Reitero, Russo priorizó lo que había planteado originalmente. Un gol y la serie se torcía para Santos.  

Imposible saber que a los siete minutos del segundo tiempo la serie iba a estar terminada. Ni que a los diez Fabra iba a tener un ataque de Jean Cleaude Van Damme. Nuevamente Russo priorizó el orden. Quizás por creer en la idea. Quizás por no comerse una goleada peor.

Boca, eliminación y después

A lo largo de la Copa quedaron expuestos, más allá de algunos bajo niveles sobre los que ya puntualizamos, algunas falencias en el armado del plantel. Un lateral derecho, un volante con llegada a las dos áreas (en un momento parecía que iba a ser Capaldo) y un delantero. Se vio claramente en distintos momentos de todas las series.

El lateral derecho fue de Buffarini. Después de Jara. Ninguno de los dos supo dar respuestas concretas en ataque ni en defensa. La solución quizás esté en La Plata. Marcelo Weingandt está a préstamo en Gimnasia. Es probable que hayan decidido cederlo para darle rodaje y no tener que salir a buscar un lateral, sino tener uno del club y con experiencia en primera.

Se dice que fue un error el manejo con Pol Fernández. Pero el volante no hubiera podido jugar ayer ni en la ida. Su contrato terminó el 31 de diciembre. Boca tenía todo armado para comprar su pase. Fernández decidió seguir su carrera en otro club. Al principio pareció que Capaldo lo podría reemplazar con su dinámica. Pero se fue apagando. Es un jugador recuperable, tiene que recuperar la confianza y afinar la puntería.

El problema más grande estaba en el área rival. Las ganas y los movimientos de Soldano funcionan si los volantes llegan y aprovechan los espacios. Si estos se mantienen estáticos, Soldano se desdibuja y queda expuesta su falta de gol y presencia en el área rival. Si Wanchope Ábila no sufriera tantas lesiones, quizás hubiera sido una buena opción. Pero es difícil darle la titularidad a un jugador que cada tres partidos tiene que pedir el cambio.

Luego de derrotas tan duras, las puertas de los vestuarios comienzan a abrirse y los rumores ocultos detrás de las victorias empiezan a salir a la luz. Esperemos que eso no suceda. Que se refuerce lo que haga falta y el equipo se mantenga, en líneas generales, en busca de los distintos objetivos que las competencias vayan presentando.

Aunque la eliminación tape el bosque y cierto falso exitismo nuble las miradas, Boca es el único equipo argentino con posibilidades de ser dos veces campeón en la temporada 2020. Lo fue de la extinta Superliga y es finalista ante Banfield.

Nos gusta el fútbol, pero parece que no hablar de fútbol. Después del partido de ayer, el foco se puso en la actitud. No en que Boca fue ampliamente superado. Esto es fútbol, diría Russo. Y en el fútbol puede pasar que un equipo sea mejor y te supere en todos los aspectos. Y que por ser mejor en todas las líneas, te gane por baile.

Juan Stanisci

Si querés colaborar con nosotros podés hacerlo con estas tres opciones:

También te podés suscribir a Pase al Pie, nuestro newsletter semanal completando este formulario:

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s