El delantero cordobés hoy cumple 22 años. En agosto del 2021  todavía no era titular en River. Se hizo cargo de la delantera del Millonario tras las lesiones de Matías Suárez y Braian Romero. El equipo dirigido por Pep Guardiola pagó una fortuna por él y sigue siendo parte estable de la Selección Argentina. Escribe Lucas Jiménez.

El 7 de agosto del 2021 Julián Álvarez metió su primer gol en la Liga Profesional en la fecha 5 del campeonato. Fue contra Godoy Cruz, en Mendoza, en un partido que River Plate jugó con los suplentes porque a los pocos días enfrentaba a Atlético Mineiro por los cuartos de final de la Copa Libertadores. El delantero recibió la pelota con la cancha de frente, se sacó de encima dos veces al mismo marcador y con un zurdazo desde afuera del área metió el empate para su equipo, que terminaría perdiendo el partido 1-2.

Ese gol y las ganas mostradas en cancha le dieron la posibilidad de volver a ser titular en los partidos por copa que River perdió y quedó eliminado. Álvarez había vuelto de la Copa América, que ganó con la Selección Argentina, y empezó jugando el primer partido contra Argentinos Juniors por los octavos de la Libertadores. Pero después perdió el puesto porque el entrenador Marcelo Gallardo solo ponía dos delanteros y los elegidos eran el nuevo refuerzo Braian Romero y el cordobés Matías Suárez.

El partido de vuelta contra el Bicho vio desde el banco de suplentes los dos goles de Romero, recién ingresó a ocho minutos del final del partido por Suárez. Un día después podría haber estado en el debut de la Selección Argentina Sub 23 en los Juegos Olímpicos de Tokio. “Era fija que quería que esté en los JJ.OO, él estuvo en todas las competencias y amistosos conmigo”, afirma para Lástima a Nadie Maestro, el entrenador de aquel equipo, Fernando “Bocha” Batista. Pero River no lo cedió, tampoco le dio vacaciones luego de la Copa América. Así, perdió el puesto, que empezó a recuperar con el tanto unipersonal en Mendoza con un equipo alternativo.

El gol a Godoy Cruz le sirvió a Julián como una especie de desquite ya que tres días antes había errado un penal en la definición por penales contra Boca Juniors por Copa Argentina. Le dieron la responsabilidad de arrancar pateando la serie y Agustín Rossi se quedó con su remate. Dos meses después de aquel partido en el Estadio Ciudad de La Plata, tendría su revancha en el Súper Clásico por la Liga Profesional, siendo la gran figura del triunfo de River por 2 a 1. Uno con un remate de afuera del área, que Rossi no pudo contener, y el otro recibiendo un centro en el área en posición de 9.

Entre el primer gol en el torneo y el doblete a Boca tuvo su explosión. Le metió uno a Aldosivi, dos a Newell´s, en una noche donde también dio dos pases gol, y uno a Central Córdoba. Después de la consagración en el Clásico, le metió tres goles a San Lorenzo, luego de una fecha FIFA que lo tuvo convocado a la Selección Argentina.

Ante las lesiones de Matías Suárez y Braian Romero, aprovechó su oportunidad. Algo parecido le pasó en la albiceleste ya que ingresó a la lista de la Copa América 2021 porque no llegó a recuperarse Lucas Alario y vio minutos en la triple fecha de Eliminatorias de octubre que Argentina no podía contar con Sergio Agüero y Paulo Dybala por estar lesionados. Ya forma parte del staff permanente del equipo de Lionel Scaloni, que declaró que lo tiene muy en cuenta para Qatar 2022.

Todos los técnicos de su carrera en un principio lo ubicaron por un costado para aprovechar su velocidad lanzado en ataque y su solidaridad en el retroceso, pero también todos han marcado que donde más rinde es por el medio, con libertad para moverse. «A Julián lo veo como delantero. Puede jugar a los costados cuando ponemos tres delanteros. Lógicamente ahí pierde un poco porque es un rematador nato”,declaró Scaloni hace poco.  Lo mismo nos aporta el Bocha Batista: “Julián es delantero. Se siente muy cómodo jugando por todo el frente de ataque. Yo lo utilice por afuera y adentro y siempre nos rindió.”

El partido bisagra de River en el torneo que se coronó campeón fue cuando visitó a Talleres en Córdoba, que en ese momento era su inmediato perseguidor. Julián Álvarez justamente nació en esa provincia, en la ciudad de Calchín, el 31 de enero del 2000 y por más que debutó en Primera en 2018 recién en ese partido de 2021 jugó su primer encuentro oficial en su Córdoba natal. De chico, después de unas pruebas en Real Madrid, había estado 20 días entrenando en Belgrano de Córdoba y también lo habían llamado de Talleres. Pero de la familia del juvenil pidieron un dinero para que Julián pudiera vivir con su hermano, que estaba estudiando en Córdoba. Los clubes no aceptaron y luego apareció River para ofrecerle vivir en la pensión y estudiar en el colegio del club.

A los 18 años, Julián debutó con la camiseta del Millonario en un amistoso contra Talleres en el Estadio Mario Alberto Kempes. Era fecha FIFA y River fue sin muchos de sus titulares. Álvarez ingresó en el segundo tiempo con la camiseta 17 por el capitán Rodrigo Mora. El cordobés metió el gol de River en la derrota por 3-1. Agarró una pelota por el medio lejos del arco rival, sin embargo se acomodó y sacó el remate fuerte que se metió por encima del arquero Mauricio Caranta. Fue un gol muy parecido al que le hizo a Boca en el Monumental.

A un mes de aquel amistoso, debutó por la Superliga contra Aldosivi, también ingresando por Mora. En diciembre de ese 2018 jugó unos minutos de la final de la Libertadores contra Boca y salió campeón en Madrid. Al año siguiente ingresaría en otra final de Libertadores, contra Flamengo. En 2020 fue campeón del Preolímpico de Colombia con la Selección Sub 23 y en el 2021 ganó la Copa América en Brasil con la Selección mayor. En pocos años de carrera le había pasado de todo, menos jugar un partido oficial en su provincia. En el triunfo 2 a 0 de River a Talleres del 2019 Julián Álvarez estuvo en el banco pero no ingresó.

Por eso, el partido en el Kempes del 21 de octubre pasado fue por demás especial para el delantero y así lo demostró. River se quedó con un jugador menos por la expulsión de Felipe Peña Biafore en el comienzo del partido, después se puso en ventaja con gol de Robert Rojas y lo que continuó fue defender y tirarle la pelota arriba a un solitario Julián Álvarez. De esa manera, llegó el 2-0 tras pase de la Araña para el gol de Braian Romero.

Las fechas que continuaron River solo tuvo que mantener la distancia a fuerza de triunfos. Julián siguió sumando goles: 1 a Argentinos Juniors, 4 a Patronato y 1 a Platense. También convirtió en el encuentro de la consagración contra Racing y en la última fecha versus Atlético Tucumán. Con 18 goles fue el máximo anotador del torneo. 16 los metió en los últimos 13 partidos de torneo. En menos de 3 meses metió la misma cantidad de tantos que en el resto de su carrera. Se hizo cargo del ataque de River en el peor momento del equipo después de la dura eliminación contra Mineiro por la Libertadores.

Hace algunos, años cuando estaba en Sexta División y jugaba con la camiseta 10, le hicieron una nota en el sitio oficial de River donde declaró: «Me gusta más jugar y estar en contacto con el balón. Llego al gol por consecuencia del juego. No soy un delantero de área, me gusta arrancar desde atrás y jugar por todo el frente de ataque.» Hoy juega con la camiseta 9 y con esa libertad se transformó en el goleador de River.

Ya es jugador de selección, el comentarista Juan Pablo Varsky suele decir que entrenar con los Lautaro Martínez, Lionel Messi y Sergio Agüero lo hizo mejor. El Manchester City pagó 27,5 millones de dólares por él, pero se quedará a préstamo en el Millonario hasta mitad de año. Quizás desde las ventas de Gago y Pipita Higuaín al Real Madrid, que un club europeo top del momento no venía a buscar un jugador del fútbol argentino.

Julián hace rato que pintaba para crack, pero la explosión del delantero empezó con aquel golazo a Godoy Cruz, que desató al goleador oculto. Ese que terminó el año metiendo dos goles en el área chica en el final del Trofeo de Campeones contra Colón de Santa Fe. El que generó que el volante sabalero Rodrigo Aliendro declare en el vestuario resignado: “Álvarez está en otro nivel, es imparable”.

PD: Nota readaptada de la primera versión publicada en El Destape

Lucas Jiménez
Twitter: @lucasjimenez88

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $200.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s