Hoy juega Defensa y Justicia contra Atlético Goianense por la Copa Sudamericana. En nuestra sección local “Pongamos a Razzotti” traemos la historia del defensor central del Halcón Nazareno Colombo. Un futbolista que encontró en Sebastián Beccacece un entrenador que lo forma a puro concepto y lo respalda ante el error. Escribe Lucas Jiménez.

La explosión de la pandemia de Covid en 2020 frenó muchas actividades, entre ellas el fútbol. Las carreras de muchos jugadores se vieron pausadas. Nazareno Colombo era un defensor de Estudiantes de La Plata que comenzaba a asentarse en Primera División. En pleno aislamiento brindó una entrevista con el sitio Inferiores Platense para hablar un poco de todo. La sorpresa de la nota fue cuando le consultaron sobre el técnico que más lo había marcado, nombró por arriba los tres que había tenido en Estudiantes de La Plata, pero se detuvo en un nombre que lo había dirigido fuera del club: Sebastián Beccacece.

Quizás no se recuerde tanto pero el rosarino fue técnico de la Sub 20 cuando era ayudante de campo de Jorge Sampaoli en la Selección Argentina. Allí lo entrenó durante 5 meses a Colombo. “De Sebastián Beccacece aprendí muchísimo. Me encanta su manera de trabajar. Conociéndolo un poco, no me asombra que le vaya como le va. Era un apasionado por lo que hacía. Muy exigente, la verdad que sabía todo”, marcó Nazareno en la entrevista. Por ese entonces el rubio entrenador dirigía a Racing.

En 2018, como encargado de la Sub 20, Beccacece había elegido a los sparrings que irían al Mundial de Rusia. Colombo fue convocado junto a su compañero en el Pincha, el volante Andrés Ayala. Además estuvieron en la nómina jugadores que ya fueron convocados a la Mayor, como Julián Álvarez, Nehuén Pérez, Leonardo Balerdi, Facundo Medina y Thiago Almada.

La experiencia mundialista fue única, Colombo lo que más recuerda es el partido con Islandia por haber sido su primera vez viendo un encuentro de mundial en la cancha. Dos jugadores que veía pasar y entrenar en el ‘Bronnitsy Training Centre’ terminarían siendo compañeros suyos en Estudiantes un año y medio después: Marcos Rojo y Javier Mascherano.

Al zaguero central lo reemplazó algunos partidos. Por más que Colombo es derecho, lo comenzaron a utilizar de 6 y él, como todo pibe que recién llega a Primera, con tal de jugar aceptó con gusto. Hasta se ha desempeñado de lateral derecho, uno de los dos goles que metió en el Pincha fue jugando en esa posición en un empate en 1 contra Lanús en el sur del conurbano bonaerense. En una trepada ofensiva recibió la pelota y remató al primer palo.

Además de la marca, lo primero que llamó la atención en Colombo es su buena salida del fondo. Conduce con criterio y da pases hacia adelante dándole ventaja al que recibe para que continúe la tenencia y el ataque. El otro tanto en Estudiantes lo metió mostrando su otra gran virtud: el cabezazo. Fue contra Argentinos Juniors a fines de 2019. El año siguiente lo esperaba con promesa de consolidación en Primera. Aparecía en el puesto 4 de los centrales Sub 21 con mayor cantidad de pases largos acertados por partido en las 5 mejores ligas de Sudamérica, según la cuenta Sudanalytics. La pandemia frenó su evolución.

Como recuerdo del 2020 para toda la vida, le queda el lujo de ser compañero del emblema de la Selección: Javier Mascherano. Cuando el joven defensor se abrió la cuenta de Instagram @naza.colombo, la primera foto que subió es justamente con Mascherano, no en Estudiantes. Es una imagen del 2014 de la concentración previa al mundial de Brasil.

Nazareno Colombo, es hijo de Leonardo, ex enganche de Cañuelas y Quilmes, que también fue ayudante de campo de Nelson Vivas cuando fue técnico de Primera División. El ex defensor de la Selección, Quilmes, Boca, Inter de Italia, Arsenal de Inglaterra y River consiguió gestionar esa visita al predio de Ezeiza para que el niño Colombo se saque fotos con todos sus ídolos.

De chico Nazareno soñaba con ser futbolista como su papá y hasta en la misma posición. “La verdad que lo veía a él y tenía ganas de usar la 10. De chiquito la usé bastante. Ahora la vida me dio la oportunidad de ser futbolista en otro puesto, se dio así. De él heredé un poco la personalidad y en lo futbolístico por más que sea defensor alguna cosita me quedó”, contó en una entrevista al canal oficial de la Liga Profesional de la AFA, por el Día del Padre.

Esos inicios de los que habla Colombo fueron en su barrio: Quilmes. Empezó a jugar en Defensores de El Dorado y en Villa Elsa. En el primero jugaba los domingos en cancha de tierra y en el segundo los sábados en baby fútbol. En Villa Elsa había un chico que trabajaba en Estudiantes y le consiguió una prueba. Así empezó un camino larguísimo que lo depositó en Primera.

Terminó el colegio en Estudiantes, que es el único club de Argentina que tiene un colegio solo para jugadores, donde los chicos comparten división con sus compañeros de equipo. En una entrevista con el canal de la Universidad Nacional de Quilmes, Colombo valoró que “hubo chicos que no siguieron jugando pero les dieron la posibilidad de seguir yendo al colegio. En ese sentido el club se portó excelente”.

Apenas terminó la secundaria, Nazareno hizo un año entero de inglés, pensándolo como una herramienta que le podía servir en su carrera. Dejó cuando se subió a la vorágine profesional de los entrenamientos.

Una tarde de noviembre, en 2019, estaba en su casa jugando a la Play. Había vuelto de entrenar con la reserva. Se le dio por agarrar el celular. Entró a Instagram y el club había subido la lista de concentrados dada por el técnico Lucas Bernardi. Cuando vio su nombre pensó que se habían equivocado porque no le avisaron nada. Todo fue muy rápido. Apenas empezó a entrenar con el plantel profesional le llamó atención la categoría de la Gata Fernández, un habilidoso como su padre Leonardo.

A los dos meses de su aparición en Primera División fue convocado a último momento a la Selección Sub 23 para jugar el Preolímpico de Colombia clasificatorio a los Juegos de Tokio. Lanús no quiso ceder al defensor central Lautaro Valenti y el Bocha Batista llamó a Colombo, que le pagó en cancha convirtiendo el gol del empate de una goleada 4-1 contra Venezuela.

Colombo había hecho todo el camino de Selección. Cuando se fue Beccacece, también fue convocado por Lionel Scaloni. Estuvo en el plantel que ganó el Torneo Internacional L’Alcudia en España, en la primera experiencia como técnico del hoy técnico Campeón de América con la mayor. Nazareno compartió esa experiencia junto a sus compañeros en Estudiantes Andrés Ayala, Facundo Mura y el arquero Jerónimo Pourtau.

«Vivimos momentos muy gratos con nuestros compañeros, juntos tratamos de representar un poco lo que es Estudiantes; fue muy lindo ganar el torneo y más si es con amigos. El torneo fue muy importante, por el simple hecho de ganar algo con la Selección Argentina y por el momento que viven las Juveniles en el país, esperemos que sea el comienzo de algo lindo”, declaró Colombo, al regresar a La Plata.

El ciclo exitoso de Ricardo Zielinski como técnico pincha tiene como lunar el poco lugar que les dio a los jugadores de las inferiores. El volante Ayala hoy juega en Ferro, Facundo Mura fue cedido a Colón de Santa Fe y allí lo vio Fernando Gago para pedir que lo compre Racing. Por su parte, Nazareno Colombo, después de 27 partidos en Estudiantes, fue dado a préstamo a Defensa y Justicia a mitad del año pasado. Más ágil y con presencia física, que con oficio para defender, el Ruso elige zagueros de experiencia que le garanticen esa faceta. Pero desde el club pincha, por su potencial a futuro, solo lo cedieron seis meses, sin cargo y sin opción.

El DT del Halcón de Varela era Sebastián Beccacece y cuando se abrió un cupo por la lesión ligamentaria de Tomás Cardona, pensó en su conocido de la Sub 20. Al toque lo hizo sentir importante, jugó 17 partidos, 15 de titular. Colombo inició el 2022 entrenando en Estudiantes pero pensando en Defensa. En La Plata debía esperar su oportunidad detrás de defensores de otras características como Agustín Rogel y Fabián Noguera. En Defensa lo esperaba la titularidad y un técnico que le banca los errores, mientras se consolida en Primera.

La dirigencia del Halcón le dio el gusto al DT y compró el 50% del pase de Colombo en 1.250 dólares. Estudiantes lo dejó ir porque sacó un buen dinero por un jugador que no era prioridad para Zielinski. “Después de 11 años me despido de @edelpoficial. De mi lugar, del lugar que me brindo absolutamente todo, desde educación hasta la oportunidad de cumplir mi sueño que era jugar en primera división. Me hubiera gustado despedirme de otra manera pero el fútbol es así, y sé que en algún momento nos volveremos a encontrar”, escribió Nazareno en su Instagram. En 2021, antes de irse a Defensa, se dio el gusto de terminar un partido de Copa Argentina como capitán del equipo que lo formó. Fue su despedida.

Hoy es clave en el gran equipo de Beccacece que ataca desde la salida con su arquero y defensores. Tiene trabajada esa construcción inicial con diferentes maneras según lo que disponga el rival. Los centrales Frías y Colombo pueden lanzar pases al pie como envíos largos para buscar a los extremos si el equipo que está enfrente tapona la mitad de la cancha con una buena presión. Así Colombo se destacó el torneo pasado con un pase largo para un gol de Carlos Rotondi contra Patronato en Paraná.

Defensa y Justicia ataca con un concepto de equipo integral. Tres de los cuatro goles que le hizo a San Lorenzo en esta Copa de la Liga fueron con salidas del fondo iniciadas por el arquero Unsain. En el tercero, Nazareno Colombo estaba en el área chica cuando recibió de su arquero y le dio rienda suelta al toqueteo que derivó en el gol de Rotondi.

Colombo abrió el triunfo contra Banfield con un gol de pelota parada y fue clave en el triunfo contra Argentinos Juniors en La Paternal, la Gata Fernández le recordó por Instagram que en esa cancha metió su primer gol en Primera. “Te lo dediqué”, le respondió el joven defensor, que soñaba con jugar de 10. Desde el fondo se da el gusto da conectar líneas a través del pase. Encontró en Defensa un equipo que le permite ser un enganche de salida.

El 20 de marzo Nazareno Colombo cumplió 23 años y no lo pudo festejar como quería. Al día siguiente fue expulsado contra Arsenal por una falta tras un mal control, siendo último hombre. También había visto la roja en la primera fecha contra Newell´s. Al volver de las suspensiones Beccacece le devolvió la confianza para que sea titular. Sentirse respaldado es importante para dar un plus por el entrenador.

Por eso Colombo eligió Defensa, ya siendo profesional sigue siendo aquel chico del Sub 20 que iba hasta el predio de Ezeiza a aprender. Al costado de la cancha está la misma persona que le dice que arriesgue y juegue, que él se hace cargo de los errores. Por historias como la de Colombo, Defensa juega como juega y es uno de los mejores equipos del fútbol argentino.

Lucas Jiménez
Twitter: @lucasjimenez88

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $300.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s