Plan B: anhelo de satisfacción

Argentina no es candidata, eso ya lo sabíamos, está a la par de Colombia y así se dio de parejo el partido. En términos de paridad los ajustes sobre la marcha son todo. Ahí Scaloni pecó de sus 9 meses como técnico contra 30 años de carrera y de experiencia de Queiroz. ¿La falta de tiempo para laburar en selecciones? En febrero de este año asumió como técnico de Colombia Queiroz que es europeo y seguramente no era un gran conocedor del fútbol colombiano.

Se lesiona Muriel y pone un delantero como Roger Martínez con más tendencia a tirarse al centro. Ya en el primer tiempo Falcao aguanta de espaldas perfecto una pelota y Roger de frente le erra al arco cuando Armani no podía hacer nada. Los cristales y puñales son señales. Argentina, excepto Pratto (prometo nombrarlo por única y última vez hasta que termine la competencia), no tiene un delantero que rebote la pelota de espaldas así y sostenga a los centrales. Ni Aguero, ni Lautaro, ni Icardi cumplen ese rol. Suárez, de los convocados, es el que más lo puede hacer pero sin ir tanto al choque con el defensor.

El entrenador portugués notó que la faltaba peso arriba, otro ajuste fue que Cuadrado y James se tiren al medio para que no los tome el retroceso de los externos, que ya era escaso, y para complicar al doble 5. Ese fue el mejor momento de Colombia en el primer tiempo y hasta en el partido.

Después Colombia tuvo otra virtud, cuando era superado por Argentina, se adecuó al método Venezuela Madrid 2019: un buen lanzador, jugadores abiertos para aprovechar los espacios que deja el plan estructural de Argentina de poner de carrilero por derecha a un tipo que juega suelto casi de mediapunta/enganche en su club como Lo Celso. Después hay virtud de Roger y marca poco firme de Saravia, que extendió a la Copa América su flojo 2019 en Racing, y del recién ingresado Guido Pizarro. El segundo gol le hacen el 2-1 a Saravia, la falla en ese gol es toda de sistema, no hay que hacer sobredosis de punching ball con el lateral.

A Colombia lo sostuvo su arquero en la tormenta, el técnico tocó teclas justas, James tuvo un lanzamiento de crack de elite. ¿Héroe Salvador? Nadie. El equipo como columna, el técnico sosteniendo con teoría y práctica la idea y el distinto guardándose para una intervención de lujo en ese contexto.

Argentina tuvo un primer tiempo donde le faltaron herramientas para atacar. ¿Es la primera vez que pasa en el ciclo Scaloni? Pasó contra Marruecos los 90 minutos en el amistoso de marzo. Ya no nos cuesta Alemania en cuartos de un mundial o perdemos finales de Copa América por penales con Chile. Nos cuesta generarle chances a Marruecos y somos lo mismo que Colombia y Croacia, por nombrar a 2 con los que nos enfrentamos hace poco. Esa es la realidad visible y con ejemplos que se siguen acumulando como para seguir negandola.

El cambio De Paul por Di María fue el único acierto de Scaloni. El ex Racing combinó con volantes, delanteros y tuvo en cuenta a Tagliafico como opción, algo que no hacía Di maría. La mejora fue más por vitalidad, movimientos y cambios de actitud de los jugadores que por ajustes posicionales de Scaloni. Todo cambio del técnico fue puesto por puesto. 9 meses contra 30 años.

Pero tratando de no redundar en lo que ya sabíamos, el segundo tiempo de Argentina fue bueno. Pero el fútbol a veces te devuelve en injusticias alguna vieja que te regaló de onda. El primer tiempo merecimos perder, el segundo no y lo goles vinieron ahí. Es fútbol, esto pasó, pasa y seguirá pasando toda la vida.

Para ajustar en ataque pensando en Paraguay, si Aguero va a salir del área por características naturales, necesitamos 2 jugadores que tiren diagonales para ocupar el espacio. Lo Celso de 8 no lo hará, entonces o se cambia el sistema o por la banda necesitamos jugadores más profundos. Cuando la idea choca con los nombres elegidos es el primer paso para perder.

Tirarle el elefante de los 26 años sin títulos meta descargar la rabia en Messi, Aguero y Di María no construye nada. Jugando bien, mal o regular si no es esta copa, será la del año que viene o el mundial de Qatar pero ya se están yendo de la selección. Por eso lo mejor de ayer fueron el corazón de Taglia, las ganas de De Paul y los ratitos de Paredes asumiendo la conducción del programa. Tienen que dar el paso al frente, es su momento y lo que venga sea malo, bueno o regular en gran parte dependerá de cómo ellos le inyecten vitalidad al equipo. Es por ahí el camino.

No fue un gran partido de Messi, tampoco fue un desastre. Cuando empezó a tomar vuelo en el 0-0 y la cara comenzaba a tomar aspecto de “hola a todos, yo soy el león” su cabezazo se fue afuera y en la jugada del caño entrando al área fue muy buena la cobertura defensiva de Wilmar Barrios.

Argentina. Equipo normal en construcción con un técnico novato sin plan B. Hay 3 caminos para llegar al anhelo de satisfacción. Aceptar la realidad, darles el volante del auto a la nueva camada y que Messi solo elija la música para transitar esta ruta por Brasil.

“Y si volando redescubro mis heridas, ya no importa mi dolor. Ah…tanto tiempo y todo para vos.Y cuanto falta, me haces falta, la conciencia, la ilusión. A la conquista de mi alma y al conflicto negación. “

Lucas Jiménez

Un comentario en “Plan B: anhelo de satisfacción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s