Ahora que somos felices y tenemos una selección competitiva e identitaria podemos analizarla y esbozar teorías sin que nos salten con que falta proyecto, envido y truco. La teoría de hoy es que este equipo es hijo del fútbol italiano. Léete la nota y lo debatimos acá abajo. Escribe Lucas Jiménez.

Hace más de 10 años que un equipo italiano no gana una Champions League, torneo que reúne a los mejores equipos de Europa y marca tendencia de donde juegan los mejores en cada momento. El último fue el Inter de Mourinho con varios argentinos: Samuel. Zanetti, Cambiasso y Diego Milito. En 2015 y 2017 la Juventus llegó a dos finales y cayó ante el Barcelona y el Real Madrid. Pero la Juventus no nos sirve como medida en la teoría que vamos a presentar porque ni Paulo Dybala, ni el Tucu Pereyra (estaba en la Juve del 2015) hoy forman parte del elenco titular estable de la selección argentina.

Criticado y denostado el fútbol italiano sigue siendo de los más ricos tácticamente y en el último tiempo, también es un lugar donde aparecieron equipos verticales y ofensivos sin tener el presupuesto poderoso de la Juventus. En parte el reciente campeón de la Eurocopa se nutrió de ellos ya que tenía futbolistas del Atalanta, Torino y Sassuolo.

Bueno, la selección argentina dirigida por Lionel Scaloni, para su mejora, se nutrió de la evolución de muchos futbolistas que tuvieron su explosión no en suelo argentino, sino en Italia. Esto marcó un cambio en el seleccionado porque, por ejemplo, todos los integrantes de la vieja guardia que continúan como Otamendi, Di María, Messi y Agüero no jugaron en el fútbol italiano. Tampoco los nuevos como Acuña y Lo Celso llevados por Sampaoli a Rusia 2018 en un rol testimonial.

El sello Scaloni en este nuevo equipo campeón de América, segundo en las Eliminatorias e invicto hace 25 partidos, está en los jugadores que sumó al staff principal del calcio italiano. Nahuel Molina era un extremo derecho que con los años de inferiores en Boca lo fueron tirando para atrás hasta ser lateral.

El Vasco Arruabarrena lo puso algunos partidos pero luego al pibe se lo llevó la política de compras en masa del club en la época de Angelici. Así lo dieron a préstamo primero a Defensa y Justicia y luego a Rosario Central, donde en 31 partidos metió 1 gol y dio 3 asistencias. Parecía que volvía a Boca para jugar pero no quiso renovar contrato y se fue libre al Udinese de Italia. Allí en 39 partidos ya metió 4 goles y dio 6 asistencias. Tuvo un gran final de temporada 2020/2021 y se metió en la lista de las Eliminatorias sudamericanas, y después de la Copa América 2021, ganándole el lugar a Juan Foyth, porque le daba al técnico la opción de un lateral derecho rápido y ofensivo para ser profundo por ese sector.

El técnico Scaloni lo vio a Molina no porque le dijeron “seguilo que está andando bien” sino porque ya veía los partidos de Udinese para seguir a Rodrigo De Paul, uno de sus jugadores fetiches. Apareció en las lista de pruebas en 2018 y jugaba los partidos con rivales más accesibles de la gira como contra Irak o Marruecos y no contra Brasil o Venezuela. Era una opción para jugar por derecha o por izquierda en el 4-4-2 con que empezó jugando aquella selección de Scaloni. Ya había quedado atrás la época de enganche en Racing, también el paso por Valencia jugando de creativo. Luego de una vuelta a Racing donde jugó poco y nada, pasó al Udinese que lo acomodó tácticamente. Un cambio en la alimentación y una mejor fortaleza física lo ayudaron para la dinámica. Así se transformó en un jugador de ida y vuelta.

La evolución definitiva la dio cuando en Udinese pasaron a jugar con línea de 3 y 5 volantes en el medio. Ahí él era uno de los 3 volantes cerrados, el que jugaba a la derecha del 5. El lateral/volante por ese sector era Molina por eso se entienden de memoria. En ese proceso de cambio De Paul ya era jugador de selección por haber entrado con convicción y personalidad en la Copa América 2019 que arrancó caótica para Argentina. Scaloni tomó nota de su nueva posición en Italia y después de aquella copa lo puso de doble 5 con Paredes en los amistosos que se jugaron hasta fin de año. El experimento funcionó bastante bien y lo trasladó a los partidos por los puntos. Luego el DT volvería al 4-3-3 y De Paul sería el 8 en ese sistema.

Antes que empiece la Copa América de este año al ex volante de Racing lo compró el Atlético de Madrid donde juega con la camiseta 5. Ya no es un ex enganche que incorporó la dinámica sino que es un futbolista rico tácticamente para leer y ocupar los espacios, con pegada en pos de la conducción. A mí me gusta llamarlo Juan Sebastián De Paul, por su parecido con la Bruja Verón de la época de Passarella y Bielsa, un todocampista que también vaya causalidad se terminó de formar futbolísticamente en Italia.

Leandro Paredes en Boca pintaba para ser el sucesor de Riquelme, más por pegada que por pases gol. Hay una jugada que lo define. Superclásico contra River en el Monumental en 2012, Boca pierde 2-1, Paredes conduce el avance desde la mitad de la cancha, piensa y direcciona por donde debe ir el ataque, lo hace como un director de cine mirando desde atrás. La jugada termina en pivoteo de Santiago Silva y gol de Walter Erviti. Ese día ya demostró que lo suyo no era la asistencia sino el direccionamiento de las jugadas, por eso creo que es mejor 5 que 10. En Italia pensaron lo mismo, jugando de 10 llegó a la Roma donde lo ponían muy poco, tampoco se destacó como creativo cuando lo dieron a préstamo al Chievo Verona. En el segundo préstamo al Empoli y lo pusieron de 5 y su carrera cambió para siempre. Volvió a la Roma ya para ser titular, después lo vendieron al Zenit de Rusia y de ahí al PSG.

No fue a Rusia 2018 por esas cuestiones del ciclo Sampaoli, que lo convocó siempre y solo lo puso un amistoso a 3 meses del mundial contra Italia. Tuvo algunas pérdidas y ya luego de ese encuentro era obvio que no iba a estar en el mundial. Fueron Biglia, Mascherano, Banega, Enzo Pérez, de distintos estilos pero misma velocidad. Francia en los octavos de final se aprovechó de eso. Hoy es la bandera del ciclo Scaloni. Hace 8 años el técnico de la sub 20 Marcelo Trobbiani lo dejó afuera de la lista de un sudamericano por “lagunero» e «irregular». Antes que salga la lista Paredes lo escuchó y sacó pasajes para irse de vacaciones con su novia porque sabía que no iba a estar. Aquel seleccionado que de Racing convocó a Centurión y Vietto pero no a De Paul, quedó afuera de la primera fase del Sudamericano donde hizo de local en Mendoza. Argentina salió cuarta de un grupo de 5 equipos.

Otro jugador que pudo haber estado en aquel sudamericano por edad es Joaquín Correa, ya de grande era convocado por Sampaoli al principio pero que después fue quedando de lado. Jugó de 9 el segundo partido del ciclo contra Singapur, entró en el complemento en el primer partido por los puntos contra Uruguay en el Centenario. El jugador surgido de Estudiantes de La Plata en 2010 surgió como un volante externo ofensivo en el 4-4-2 reinante por esos años en la Argentina. Lo vendieron a Italia, a la Sampdoria y no se terminó de destacar mucho. Metió 3 goles en dos temporadas, pasó al siempre lleno de argentinos Sevilla y ahí metió 15 en dos años, fue la época que lo convocaba Sampaoli. Volvió a Italia para jugar en la Lazio y en 3 temporadas metió 30 goles.

Scaloni lo sumó a la renovación de la alegría y lo usa mucho. Ya dejó de jugar por las bandas, para ser segunda punta flotando alrededor de un centrodelantero. Su DT en Lazio Simone Inzaghi pasó al campeón Inter esta temporada y pidió su fichaje, en su debut metió dos goles. Sampdoria, Lazio e Inter. Solo le falta jugar en el Parma para hacer una carrera parecida a la del hoy vice presidente de Estudiantes Juan Sebastián Verón. «Me acuerdo los consejos que me dijiste, que la Sampdoria era un lindo club para empezar», le reconoció a Joaquín Correa a Verón en una charla vía streaming que tuvieron en pandemia para el canal oficial de Estudiantes.

El último caso, y no por eso menos importante, es el de Cristian “Cuti” Romero. Se fue de Belgrano casi en silencio y peleado con los dirigentes. En la selección sub 20 fue el capitán del equipo en el Sudamericano del 2017, lo expulsaron en dos partidos de los 7 que jugó. El equipo clasificó con lo justo al mundial pero él no fue convocado a la cita máxima de la categoría.

A mitad de 2018 pasó al Genoa de Italia. Acumuló algunos goles y expulsiones, incorporó conceptos tácticos en la salida y domesticó su fuerza. Puso a prueba la velocidad en los cruces contra delanteros rápidos. Luego de su primera temporada lo compró la Juventus pero lo dejó a préstamo en Genoa una temporada, después lo prestó al Atalanta donde lo eligieron el mejor central del calcio italiano. Volvió a la selección después de 4 años para no irse más. El trío Romero-Otamendi-Dibu Martínez ayer en el 1-0 contra Perú sumó 90 minutos más sin recibir goles jugando juntos. Ya van 5 partidos y medio en modo The Wall.

Fue un partido complejo porque el rival tomó nota que Argentina tiene más juego interno que externo y dobló marcas por ahí. El equipo de Gareca encima toca bien y la tenencia es más productiva que la de Uruguay. Tampoco hay que soslayar a la hora de analizar el encuentro de anoche que fue el tercer partido en una semana con casi los mismos jugadores, vale recordar que la última triple fecha el equipo de Scaloni solo jugó dos porque se suspendió el de Brasil.

Pero Argentina más allá de todo esto igual ganó porque, si hay partido batallado yo estoy pollo, por la combinación a un toque entre De Paul-Molina y porque tiene un 9 que mide menos de un metro ochenta pero igual es el rey del anticipo. Llevó a Europa las mismas virtudes que mostró en Racing. Se llama Lautaro Martínez y sí, también juega en Italia. Justamente rival que enfrentaremos en junio del año que viene en la final de la Copa Euroamérica. Muy linda y competitiva la Premier League pero La Scaloneta es hija del calcio italiano. Por lo menos así lo veo yo.

Lucas Jiménez

Twitter: @lucasjimenez88

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $200.

También te podés anotar en Pase al Pie, nuestro newsletter semanal completando este formulario:

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.

1 Comment

  1. Ni lo dudo, todos deberían pasar, al menos, una temporada por el Calcio. Ahí se reciben, sobre todo los defensores, de jugadores de Selección. Recuerdo en los años 80 grabar todos los partidos del Milan multicampeón de los holandeses, aquel de Arrigo Sacchi, para aprender la funsión de líbero del gran Franco Baresi. Muy bueno eso de, «domesticar la fuerza», del Cuti Romero. Abrazos a todos los Lastimarios.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s