Lejos de las declaraciones grandilocuentes, los trajes caros y las frases complicadas, Scaloni se presenta como una persona tranquila. Alguien sencillo y común. Capaz de llorar a lágrima viva en el banco de suplentes o de festejar desaforado en un micro descapotable. Escribe Enzo Moreno.

Ahí estaba él, abrazándose a su cinco, quizás hasta inconsciente de lo que acababa de hacer. De lo que estoy seguro, es que en ese momento todos y todas eran él. El pueblo argentino se consumía junto a él en ese mar de lágrimas. Pero de esas de alegría porque, gracias Dios, no solo existen las de tristezas.

Recuperada un poco la cordura después de tanta euforia desatada por el gol de Montiel, recordé una frase que había expresado durante toda la Copa del Mundo: “Un tipo tan sencillo como Scaloni no puede no ser campeón del mundo”. Finalmente Scaloni ganó y mis palabras se convirtieron en realidad.

Scaloni tiene tanta sencillez que ni siquiera parece pertenecer a la exuberancia que posee el fútbol profesional. Es un tipo sencillo porque, si lo ves cuando entra a la cancha, lo hace con ropa deportiva normal. La más cómoda, la más adecuada al deporte, la que podemos tener vos y yo. No es como la mayoría de los técnicos que van trajeados. Él es más cercano al pueblo, porque siendo sinceros, de seguro vos y yo no podríamos pagar esos trajes, ni una imitación del mismo.

Scaloni es tan sencillo como vos y yo cuando vamos a buscar un trabajo y nos dicen inexpertos. Una profesión de la cuál estudiaste durante años y te responden que no tenés experiencia por no haber ocupado el puesto anteriormente. Entonces, este tipo sencillo también es nuestra revancha, porque llegó al puesto como si fuera un pasante y demostró que ya estaba preparado.

Scaloni es tan sencillo que pese a que lo intente no puede controlar sus emociones con el fútbol, como vos y yo. Llora, ríe, disfruta y sufre como vos y yo. Scaloni es el reflejo de nuestra pasión, que aunque no estemos jugando estamos en el televisor gritándole a los jugadores “vamos”, “mete”, “bien”, parados y haciendo gestos con las manos mientras levantamos la voz como si estaríamos ahí al borde la cancha.

Scaloni es tan sencillo que cuando iba en una caravana por su pueblo siguió siendo el mismo de siempre: un hincha de Argentina. Es como vos y yo en los festejos de la Copa, con un trago en una mano, agitando el otro brazo y entonando las estrofas de las canciones de la hinchada. No hay dudas, siente nuestra misma pasión y es igual de hincha que vos y yo.

Scaloni es tan sencillo, tan hincha, tan apasionado, tan como vos y yo que incluso cuando Messi nos llenó de tristeza al renunciar a la Selección, subió un  posteo a sus redes pidiéndole que no se vaya. Hizo lo que hiciste vos y lo que  hice yo.

Scaloni es tan sencillo que estuvo siempre pero no lo veíamos. ¿Por qué? Porque no le gusta el protagonismo. ¿Cómo no va a ser campeón del mundo un tipo tan sencillo?

Enzo Moreno
Instagram: @enzo_more5

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite acá

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s