Comenzaron los Juegos Olímpicos. Les traemos una pequeña guía sobre la actividad de los y las deportistas argentinos y argentinas en las próximas madrugadas. Escriben Esteban Bedriñan y Juan Stanisci.

Son las tres de la mañana de un sábado, la noche tiene una temperatura más que agradable para ser invierno, los casos de COVID-19  han bajado un poco y Bruno Lima la está rompiendo con el saque. Las redes sociales se llenan de justicia haciendo tendencia nombres de grandísimos atletas que suelen vivir en el anonimato. Todavía no hace un día del pogo de nuestra delegación, las protestas en contra, los drones y la llama oficialmente encendida, pero los Juegos Olímpicos ya hacen nuestra vida un poco más linda.

Desde estas líneas les queremos proponer antes que nada que, sin descuidar sus vidas familiares, laborales y/o estudiantiles, miren lo máximo que puedan. Estos Juegos van a tener innumerables cantidad de atletas de elite para disfrutar, así sean las 4 de la mañana de un miércoles. Vale la pena seguir de largo para disfrutar al garrochista sueco Armand Duplantis, mirar las finales de atletismo o natación, gozar con el tenis de Djokovic  o ver a las potencias europeas en canotaje, por citar algunos ejemplos. También es una buena ocasión para conocer al equipo de Atletas Refugiados. Y ni hablar de seguir a los distintos deportistas argentinos en todas las disciplinas en que compitan.

En este espacio nos vamos a referir sobre aquellos deportes donde creemos que hay alguna chance de medallas o de obtener al menos buenas participaciones. Arrancamos con la primera participación argentina en el certamen: fútbol masculino. Les recomendamos que lean la nota de Lucas Jiménez sobre el primer partido de Argentina. Emparejada en el Grupo C con Australia, Egipto y España, el equipo de Batista tiene chances reales de pelear por una nueva presea de oro. Si termina primera jugará contra el segundo del grupo de la muerte, el D conformado por dos candidatos como Brasil y Alemania, junto a Costa de Marfil (siempre son bravos los africanos) y Arabia Saudí. Si saliera segunda, iría con el primero de ellos. México, Japón y España son otros de los equipos que también cuentan con material para aspirar a lo más alto del podio. Para agendar: se enfrentarán contra los egipcios este domingo a las 4:30 de la mañana y cierran ante los españoles el miércoles 28 a las 8 de la mañana.

Otros dos deportes de conjunto que tiene chances de medallas son el hockey masculino y femenino. Las Leonas van a ir por esa medalla que se les viene negando desde Sydney 2000 cuando estuvieron cerca del oro al igual que en Londres 2012. Los bronces de 2004 y 2008 completan el legado de una generación que merece más que nadie conocer la gloria absoluta en un Juego Olímpico. De la mano del Chapa Retegui y con 10 jugadoras debutantes, la aventura comenzará este domingo a las 0:15 horas ante Nueva Zelanda. Los demás partidos de la zona de grupos serán el lunes 26 ante España (7 horas), miércoles 28 contra China (también a las 7 de la mañana), jueves 29 con Japón (8:45)y cierran el viernes a las 23:45 frente a las australianas.

Los Leones, últimos campeones en Río 2016, irán para revalidar el oro con Mariano Ronconi como head coach y con ocho integrantes del último Juego Olímpico. Debutaron este sábado con un parejo empate a uno frente a España, el domingo a las 7 de la mañana juegan con Japón, el lunes contra Australia (21:30), el miércoles 28 ante la India (21:30) y cerrarán el viernes 30 a las 7 contra Nueva Zelanda. Grupo y torneo difícil pero no imposible. La hazaña en tierras brasileñas cinco años atrás permite que este grupo se anime a soñar.

El yachting ha sido un deporte muy fructífero para con los argentinos desde Atlanta 96 a hoy. Si bien ya se habían conseguido dos preseas de plata en Londres 48 y Roma 60, con la irrupción de Camau Espínola con dos segundos puestos en la clase Mistral en Estados Unidos y en Sydney 2000, se ha transformado en un generador de alegrías nacionales. En esos mismos juegos de principios de siglo, Javier Conte y Juan de la Fuente en clase 470 y Serena Amato en clase Europa arrimaron dos bronces, mismo metal que Espínola y Santiago Lange consiguieron en clase Tornado en Atenas 2004 y Pekín 2008. Londres 2012 vio la conquista del tercer lugar del podio de Lucas Calabrese y de la Fuente en 470 y la gloria eterna se vivió en Río 2016 con el oro de Lange y Cecilia Carranza en Nacra 17. En esa misma categoría, la dupla dorada volverá a competir en tierras niponas intentando emular la gesta del Juego anterior. Y no dejen de prestarle atención a Facundo Olezza en clase Finn. Noveno en Río 2016 y séptimo en el mundial de Dinamarca 2018, viene de un buen año 2020 y no habría que descartarlo como candidato a obtener alguna medalla.

Con el envión anímico del subcampeonato mundial en 2019, con Campazzo en un alto nivel en su temporada estreno en la NBA, el Tortu Deck recuperado del covid y con un histórico Luis Scola que se apresta a jugar su quinto Juego Olímpico, la Argentina encara su participación en un durísimo torneo con la confianza que otorga la chapa y los antecedentes más cercanos.

Le tocó un grupo durísimo como todos, en el cual debutará este lunes a la 1:40 frente a la poderosa Eslovenia de Luka Doncic (actual campeón de Europa) para luego verse las caras contra España, su bestia negra y actual campeona mundial, el jueves 29 a las 9 y cerrará ante el local Japón (domingo 1 de agosto a la 1:40), conducido por el argentino Julio Lamas y que cuenta en sus filas con dos NBA como Yuta Watanabe y Rui Hachimura. Si miramos más adelante, aparecen como posibles rivales Estados Unidos, Francia, República Checa, Australia, Alemania, Italia o Nigeria, lo cual habla a las claras de lo duro que es el certamen. El básquet argentino ya ha dado sobradas muestras de templanza y carácter en este tipo de competiciones, lo cual abriga nuestra esperanza de saberlos capaces de cualquier cosa.

Otro deporte que puede deparar alegrías es el tenis. Hay confianza en la delegación nacional para realizar un buen Juego Olímpico. Por la rama femenina, Nadia Podoroska tendrá un duro debut ante la kazaja Yulia Putinseva y va por la parte baja del cuadro, donde asoman la estadounidense Naomi Osaka, la polaca Iga Swiatek y la ucraniana Elina Svitolina como las favoritas.

Por el lado masculino las chances están centradas en Diego Schwartzman. El mejor preclasificado argentino. Si bien se bajaron Federer y Nadal, además de varios tenistas de primer nivel, sí participará el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, candidato mayor a colgarse la dorada al cuello. El Peque Schwartzman debutará ante el peruano Juan Pablo Varillas y tiene por el mismo lado de su cuadro al griego Stefanos Tsitsipas y al ruso Daniil Medvedev, en una llave complicada pero no imposible para acercarse a un podio.

Dejamos para el final a la nadadora Delfina Pignatiello pero no para colocarla como candidata a alguna medalla sino para poner en contexto lo que es el nivel de elite de la natación y la estricta realidad de la sanisidrense que aparece en todos los afiches promocionales de estos Juegos como si fuera una estrella.

Pignatiello llega a Tokio precedida de un gran Juego Olímpico de la Juventud en 2018 donde obtuvo medallas de plata en los 400 y 800 metros libres y de tres oros en los Panamericanos de 2019 en 400, 800 y 1500. El año 2020 la encontró prácticamente sin actividad y hasta llegó a pensar en dejar la actividad. Recién volvió a participar de un torneo en el Sudamericano en nuestro país, donde Argentina volvió a ganar el certamen luego de 55 años, pero con una clara baja en cuanto a sus tiempos.

A la falta de rodaje hay que contraponer lo que sucedió con las principales candidatas en Tokio: la norteamericana Katie Ledecky, la australiana Ariarne Titmus y la húngara Ajna Késely están nadando muy por encima de los tiempos que Pignatiello concretó en el Sudamericano de este año. Si la nadadora argentina no sube a un podio no será una decepción, será hacerle frente a la realidad que tocó en este año y medio de pandemia. Ojalá estos Juegos Olímpicos sean para ella una acumulación de experiencias y un punto de partida para llegar con edad y bagaje a París 2024, donde sí se puede pensar en algún tipo de medalla. Estará también en nosotros no cargarle la mochila con expectativas desmesuradas ni caer en las críticas malintencionadas que se suelen realizar con los atletas cuando no logran los resultados que queremos.

Este texto estaba pensado para hablar del futuro próximo, no del pasado. Pero es imposible escribir sobre los Juegos Olímpicos y nombrar a Paula Pareto. La judoca se retiró oficialmente en la madrugada de ayer. La aplaudimos frente a un televisor a cientos de miles de kilómetros, con el horario torcido, los ojos cansados y el mate lavado. Paula Pareto puede haber puesto un punto final a su historia como judoca. Pero esa historia, a diferencia de muchas otras historias que se escriben a diario, es eterna. La Peque venció una enorme cantidad de rivales para ganar otra enorme cantidad de medallas, trofeos y distinciones. Anoche no hubo presea, pero el rival más importante fue derrotado. Paula Pareto venció al tiempo.

Esto recién empieza. Duerman de día, vivan de noche y disfruten de la cita máxima del deporte mundial. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ya forman parte de nuestra rutina diaria. Y llegaron para alegrarla.

Esteban Bedriñan

Twitter: @ebedrinan

Juan Stanisci

Twitter: @juanstanisci

Lástima a nadie, maestro necesita tu ayuda para seguir existiendo, suscribite por $200.

También te podés anotar en Pase al Pie, nuestro newsletter semanal:

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s