Javier Sanguinetti: “El Banfield que queda eliminado con Inter en la Libertadores no sé si no jugaba mejor que el campeón del 2009”

Hoy vuelven los entrenamientos presenciales en el fútbol argentino. El Taladro estrena técnico con un conocido de la casa. Emblema como jugador y campeón como ayudante de campo. Será su primera experiencia como entrenador principal en la Argentina. Los Banfield que integró, su idea cómo entrenador, las prácticas por Zoom, la contención anímica a sus jugadores y el tema Daniel Osvaldo. Todo en la siguiente entrevista.

El Archu Javier Esteban Sanguinetti jugó 18 años con la camiseta de Banfield. Tiene el récord de presencias en el Taladro con 485 partidos jugados. Se retiró en 2008 y un año y medio después integró el cuerpo técnico de Julio César Falcioni con el que Banfield salió campeón del campeonato de Primera División por primera vez en su historia. Siguió trabajando como ayudante de campo del Emperador en sus pasos por Boca, All Boys, Universidad Católica y Quilmes.

En 2016 inició su camino como entrenador principal en Sol de América de Paraguay, con el que llegó a los octavos de final de la Copa Sudamericana donde quedó eliminado con el Atlético Nacional de Medellín, que llegaría hasta la final que no se disputó por la tragedia área del plantel de Chapecoense. En el fútbol paraguayo también dirigió a Sportivo Luqueño.

En 2019 aceptó volver a trabajar como ayudante de Falcioni en su querido Banfield que estaba comprometido con el descenso. A mitad de este año, pandemia de coronavirus mediante, la comisión directiva el club no le ofreció renovación a Julio sino un cargo de manager. Para reemplazarlo pensó en el Archu, un emblema del club como jugador que algún día iba a tener la posibilidad de dirigirlo. Hecho que va a ocurrir cuando se reanude la competencia. Sin fecha confirmada para el inicio del torneo argentino el 10 de agosto vuelven los entrenamientos presenciales. En los hisopados realizados a los futbolistas antes de la primera práctica, 3 jugadores de Banfield dieron resultado positivo de Covid 19: Federico Torres, Franco Quinteros y Nicolás Linares. Los tres se encuentran asintomáticos.

Desde elegir un Banfield de todos los que integró como jugador, pasando por la valoración del equipo que disputó la Libertadores 2010 hasta analizar el aspecto físico y mental de sus dirigidos habló Sanguinetti en la siguiente entrevista realizada en el programa Todo Banfield (Estación Quince Cincuenta).

-¿De todos los Banfield que jugaste vos de 1990 al 2008 qué equipo pones arriba? Por funcionamiento, por estética, por orden, por los que te guste a vos.

-Por significado, el del ascenso del 2001. Por sentimiento, por todo lo que significaba, por la situación del club, por todo un contexto híper negativo. Ese equipo fue desde el punto de vista sentimental el que más me llenó. Después elijo al del 2003/04 o 2004/05 cuando jugamos cuartos de final en Copa Libertadores. Ese equipo también mantenía esa mística de un grupo muy homogéneo que sabía lo que pretendía y se plantaba en cualquier lado. Teníamos muy claro que el nosotros estaba por encima del yo. No había fisuras de ningún tipo. Estuviera quien estuviera del otro lado sabíamos que nosotros teníamos un norte y no nos importaba nada. Nos plantábamos ante cualquiera pasara lo que pasara. Solucionábamos todos los problemas de una manera mucho más criolla y mirá que hubo problemas. Siempre de cara a cara. Sostuvimos un nivel durante mucho tiempo. No nos olvidemos que el 2001/02 y 2002/03 la pasamos mal. Pero con un tipo como el Gordo Garisto que nos dio calle nos salvamos del descenso y mandamos a Lanús a la promoción. La verdad que de tener 3 puntos sobre 33 a hacer una campaña casi de cuarto puesto con los mismos jugadores fue algo increíble. Pero si yo tengo que hacer un análisis primero por sentimiento y por todo lo que significó elijo el del 2001 y después el del 2003 al 2005.

-Te tocó ser parte del cuerpo técnico de Falcioni en el título del 2009 como ayudante de campo. Ese equipo jugaba bien de verdad.

-Igual el equipo del 2010 que queda eliminado con Inter en la Libertadores no sé si no jugaba mejor que el anterior. Porque los que se fueron, los reemplazamos. Se fue el Gallego Méndez y vino Jonatan Maidana en un nivel extraordinario, de ahí se va a River. Se fue el Tanque Silva y llega Tito Ramírez que hizo la misma cantidad de goles que el uruguayo en todo ese 2010. James ya tenía un año en Primera División siendo titular y el jugador emblemático. Más la posibilidad de que Roberto Battión se haya afirmado de la manera que lo hizo. Ya teníamos un equipo muy aceitado y esos jugadores le dieron un salto de jerarquía. Las dos personas que se nos fueron en ese momento el Tanque y el Gallego Méndez, que fueron claves para nosotros, los reemplazamos con la juventud de Maidana y con Tito Ramírez que hizo un torneo y un año fantástico.

-¿Qué esperas y pretendes del equipo? ¿Cuál es la idea que tenes en relación al sello Sanguinetti?

-Primero que tenga la posibilidad de tener un equipo que sea ordenado, equilibrado que las distintas facetas del juego las pueda llevar a cabo de acuerdo a lo que te exija el partido. Que podamos saber defender, atacar, replegarnos lo más rápido posible cuando tenemos pérdidas cerca de nuestra área. Que podamos atacar directo y transicionar de la mejor manera cuando estamos replegados. Que sepamos jugar cuando el rival se nos posiciona cerca de su área y defender cuando somos superados. A través de ciertos principios que nosotros creemos que debemos llevar a cabo. Tratar de generar superioridad numérica en diferentes lugares del campo, tanto cuando tenemos el balón como cuando no. Para eso tenemos que tener un equipo que pueda correr, que sea dinámico, que tenga desdoble por los laterales. Que sepa tener movimientos de descenso de los extremos o de los volantes externos, que podamos romper con los volantes, que podamos presionar alto, en mitad y en tres cuartos de cancha cuando inicia la fase del juego rival. Conocer y entender la problemática que nos presenta cada partido. Después a mí me gusta por estilo tratar de tener un juego elaborado, ganar la segunda línea defensiva del rival y a partir de ahí ser directo. Llegar con mucha gente al área rival y defender con mucha gente. Yo digo que el arquero es el primer delantero cuando atacamos y el centrodelantero es el primer defensor cuando defendemos. No creo en las partes sino en un equipo integrado donde se involucren los 11 jugadores a cada una de las facetas del juego.

-Desde que asumiste la dirección técnica hablaste de distintos módulos de juego que vos pensás para este Banfield. Generalmente la mitad de la cancha marca un poco el termómetro de los equipos. Según donde está parada se puede entender lo que pretende el equipo, si es que puede imponerse. ¿Cuál es tu idea inicial en esa zona de la cancha más allá de nombres propios?

-Me parece que lo que marca son las características de jugadores que vos pones en esa mitad de cancha. Podes iniciar con doble volante centro y con uno más adelantado, invertir ese triángulo por un volante centro a la vieja usanza con un 8 y un 10, usar doble volante central, dos externos y dos delanteros. A partir de la conformación definitiva de la plantilla trataré de ver cuál es la mejor opción. Pero de acuerdo a lo que vos pongas en cancha ahí te va a dar un poco la idea de lo que vos pensas. Si pones 4 en la línea de fondo con dos laterales que tengan salida va a ser muy diferente a si juegan dos laterales que sean centrales, y tenes la misma cantidad de jugadores en la defensa.

-¿Hablando de la línea de fondo y de la mitad de cancha, Luciano Gómez en qué lugar te gusta más?

-Lucho te da muchas opciones. Es un lateral que tiene salida, es correcto en la marca. Quizás no tiene tanta altura y a lo mejor podes tener ese problema. Podes utilizarlo como un doble volante centro, como un interno, como un volante que te haga naturalmente la banda. Me parece que es muy versátil y tiene muchas posibilidades de colocarlo en alguna de esas posiciones.

-Varios preparadores físicos coinciden que lo ideal sería que puedan empezar a entrenar ocho semanas previas a la competencia. Aunque todos coinciden que no las van a tener.

-Si aparte también las ocho semanas son siempre y cuando vos puedas contar con todo el plantel. Vos no te olvides, que el primer entrenamiento es con seis jugadores y con dos personas del staff. Esos futbolistas no pueden tener contacto con otras personas que no sean esas dos. Vendrán otros seis, habrá otras dos personas atendiéndolos y así con todo el plantel. Obviamente los arqueros van a tener la posibilidad de trabajar en otro sector. Nunca pueden cambiar los grupos. Eso se llevará a cabo durante diez días iniciando el 10 de agosto. Después se suman diez jugadores para poder empezar a tener más cantidad por una semana más, ya estas a fines de agosto. Si la competencia arranca en octubre tendrías cuatro semanas a lo sumo con el plantel completo. Siempre y cuando los protocolos se respeten y no haya ninguna situación anómala desde el punto de vista sanitario.

-Desde el cuerpo técnico ¿cómo ven a los jugadores desde lo físico y también desde lo anímico?

-Nosotros desde el primero de julio cuando tomamos la conducción lo que buscábamos era, sobretodo, tener una red de contención para los jugadores. Porque sabíamos que lo que más los iba a afectar es lo anímico porque lo físico de última se recupera. Acá hay chicos que hace 140 días que no pueden salir de sus casas. Eso es una realidad. Una persona que no haga actividad física, que este confinada todo ese tiempo, ya no es fácil. Imagínate cómo es para un jugador que tiene como arma de trabajo su físico y solo puede entrenar en un espacio limitado. Nosotros apelamos al compromiso de ellos, a la predisposición y a la buena voluntad para que el entrenamiento por Zoom sea más un ente componedor, de contención, de interrelación social, al margen de un entrenamiento. Para poder seguir trabajando la fuerza que nos permita, después cuando haya una transición al campo de juego, tener una estructura que nos pueda sostener el aspecto físico. Dentro de todo los chicos se han cuidado, hemos tenido diferentes encuestas en las cuales hemos visto sobretodo la sensación que tienen ellos con respecto a su condición. Hoy por hoy no los podes testear físicamente entonces es una cuestión de cómo se van sintiendo ellos. Cuál es la concepción que van viendo de su físico, de su cuerpo y de su estado anímico, que es lo que hoy por hoy tenemos que prestarle demasiada atención. Pero la verdad el 99,9% de los jugadores, desde el primero de julio que hemos tenido los entrenamientos a través de la plataforma, se han conectado. Obviamente que alguno ha tenido algún inconveniente. Somos entendedores de esta situación. Sabíamos que a lo mejor por X motivo podían pedir algún permiso y lo tienen. Pero se han conectado, han estado, han interrelacionado, se quedan después del entrenamiento 15 o 20 minutos charlando entre ellos o con nosotros. Después hemos tenido sesiones personalizadas por sectores del campo con 8 o 10 chicos para ir trabajando algunos aspectos que nosotros queremos empezar a que ellos los vean. Sinceramente fue muy bueno el ida y vuelta y es lo que hoy necesitamos para que vayan teniendo una idea de lo que nosotros pretenderíamos a futuro cuando comiencen los entrenamientos “normales”.

-Contanos cómo terminó el tema Daniel Osvaldo. ¿Terminó no?

-Sí para mí terminó, desgraciadamente. Parece una tontería lo que voy a decir pero todavía sigo sin saber porqué. Es una situación muy extraña. Cuando pasó la pandemia, el club me da la posibilidad y terminó decidiendo ser el entrenador yo hablé con los 32 jugadores que tenía el plantel. Hablo con Daniel también y me dice “mirá Javier la verdad no sé qué hacer, dame un tiempo”. Le dije “perfecto a fin de las vacaciones (justo el plantel entraba en licencia) te llamo y charlamos un ratito, lo que vos necesites”. El 28 de junio lo llamo y estuvimos hablando casi una hora. La verdad que yo lo notaba con ganas. Le dije “mirá yo no te voy a decir que no tenes que fumar, que no tenes que tomar, no soy papá tuyo. Tengo dos hijos que tengo que cuidar. Sí lo único que te voy a pedir es que no mancilles tu nombre y el del club. Tu vida privada es tu vida privada”. Nosotros cuando empezamos el primero de julio pusimos algo parecido a un reglamento como que todos tenían la obligación de estar conectados. No el que quisiera. Esa era una condición para que todos estuviéramos de la misma manera. Porque a nadie le gusta trabajar en un Zoom, a ningún jugador. Es una realidad, no estamos acostumbrados a esto. Ahora una hora por día, tres veces por semana me parecía que era hasta bueno por el tema de la sociabilización, para que conocieran al cuerpo técnico. Ahí le marqué “si vos te adecuas a esa norma ningún problema vamos a tener. Obviamente si tenes algún inconveniente algún día lo voy a entender, vos o cualquiera. Después en los entrenamientos presenciales si vos tenes que entrenar de manera diferente lo vas a hacer, te va a servir esto.” Me parecía que era una buena opción para que él tuviera la chance de cerrar su carrera dentro de un campo de juego. Yo lo veía con ilusión, con ganas. Le dije “nosotros te vamos a ayudar. Obviamente yo no voy a tomar la decisión de hoy decirte te voy a dar la camiseta. No lo hice con ninguno. Ahora desde el punto de vista deportivo me interesa la posibilidad de recuperarte. ¿Te sumas?” Me dice “bueno me convenciste, dale vamos”. Al otro día arrancábamos los entrenamientos, la primera semana bárbaro, la segunda también, tiene un inconveniente un día viernes. Me llama y le digo “no te hagas ningún problema”. Al otro día vuelvo a charlar con él para ver cómo seguía su situación y le dije “quedate tranquilo tomate el fin de semana”. A partir de ahí nunca más tuve ningún contacto con él. Lo llamé, le mandé mensaje. La verdad no sé. Fui claro con él cuando hablamos a corazón abierto, de igual a igual. Siempre les digo a los jugadores que yo pasé lo mismo que pasaron ellos. No vengo a ser ni más ni menos que ellos pero me contrataron para tomar decisiones. Yo debo de pensar en 28 jugadores que están un martes y un jueves a las 10 de la mañana acomodándose de cualquier manera para poder hacer el trabajo que nosotros pretendemos. Sí bajo algunas condiciones y permisos porque los entiendo que son personas. Ahora si hace 20 días que no me contestas es muy difícil. La verdad me hubiese encantado el ida y vuelta, un llamado para ver qué pasa. La situación hubiese sido diferente pero bueno para mí ya es tema terminado.

-En la actualidad se está poniendo el énfasis en tomar la salud como algo integral que incluye no solo lo físico sino también lo mental y lo social ¿Cómo abordan estos últimos dos aspectos porque los jugadores además de futbolistas son personas que tienen familia, amigos que también están viviendo este presente de incertidumbre?

-Los tratamos de contener cuando a lo mejor tienen alguna situación que no es la deseada. Después en todo lo que significa el aspecto físico y mental, tratamos de llevar a cabo entrenamientos que sean agradables, que no sean agobiantes, que nos sirvan para poder sumar y no restar. Los jugadores como vos decís tienen una familia y un contexto en el cual se manejan y conviven. Tratamos de preguntar cómo está su situación para ayudarlos en la medida que podamos. El club se ha comportado muy bien en el tema de los elementos para poder trabajar. Todos los chicos tienen, sobre todo los que están en la zona del AMBA, la posibilidad de tener elementos para poder llevar a cabo cada uno de los entrenamientos. Tratamos que no les falte nada y ante cualquier situación poderles dar una mano y estar con ellos para que este momento, que para nadie es agradable, sea llevado de la mejor manera. En la medida que podamos tener cierta certeza de inicio de torneo mucho mejor porque el jugador se siente como frustrado cada vez que se aleja más la zanahoria.

-En la tensión del bocho con respecto a la situación, ¿está muy diverso el plantel de Banfield o más o menos está homogéneo?

-Los chicos que están en el Interior, que son bastantes, dentro de todo la están pasando bastante bien porque tienen muchas posibilidades de hacer una vida medianamente normal, hasta de entrenar. El tema son los chicos que están viviendo en el AMBA. Los de Capital a lo mejor no porque tienen cierta flexibilidad de poder ir a entrenar a algún parque, ir a caminar, salir. Pero para los que están en el Gran Buenos Aires es complejo.

Entrevista realizada en a Todo Banfield por AM 1550, pueden escucharla completa en este link: https://anchor.fm/todo-banfield/episodes/Todo-Banfield-01-08-2020-ehhord

Lucas Jiménez

Un comentario en “Javier Sanguinetti: “El Banfield que queda eliminado con Inter en la Libertadores no sé si no jugaba mejor que el campeón del 2009”

  1. Sanguinetti: dedícate a dirigir, bien y punto.
    Deja de comparar equipos u todo eso… yo recuerdo q los últimos años como jugador, bueno, digamos q te tuviste q retirar puteado.
    Banfield es más q jugadores Y dirigentes … Falcioni es especial, trabaja bien y punto, menos chamuyo
    Con afecto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s